Wire (Cool Stage, Madrid)

Miércoles 28 de noviembre, 20:00h

Organizado por SON Estrella Galicia

Con una introducción inquietante empezó su concierto la legendaria banda inglesa Wire, en una sala bastante llena a pesar del fútbol como ellos mismo recalcaron; nota mental: ¿Hay algún día en España que no haya fútbol?, puede que sí, ¡¿Quién sabe?! menos mal que Wire nos recordó que no hay que “Be Like Them”.

Ahora que la música moderna ha pasado ya por casi todas sus metamorfosis posibles desde que empezasen a tocar Wire en el año 76, es más fácil ver todas las semillas musicales que se han diseminado desde su música y desde que la música empezó, es posible escuchar en ellos el sonido del underground indie norteamericano, el sello SST, Fugazi,  el mathrock y todo el sonido guitarrero que llegaría luego pero también apreciábamos aún la música de aquel entonces aunque algo posterior a ellos con Talking Heads, Devo y todo el punk pop nuevaolero y desenfadado de entonces.

Wire han sido un grupo llamados a permanecer, más que nada por lo inquietos de sus componentes, Colin Newman, vocalista principal y guitarra, ha sido una especie de Adrian Belew subterráneo produciendo y colaborando con muchos grupos, tanto oscuros como Parade Ground, Virgin Prunes o Minimal Compact como más electrónicos y/o psicodélicos como Hawkwind y Fennesz. Aparte de los primeros discos en solitario de Newman para una incipiente casa discográfica 4AD en 1980 en el que elaboró un pop de lo más extraño fruto legítimo de la época; sus compañeros tampoco se quedan atrás, Graham Lewis, bajista hacía una intimista música electrónica a mitad de los 80 con He Said, proyecto en el que colaboró Brian Eno, y con el otro guitarra de Wire, Bruce Gilbert, sustituido ya a sus 72 años por Matthew Simms, tenían un grupo muy, muy extraño y obtuso en el 80, llamados Dome, una especie de The Residents pero sin sentido del humor y con el que iban vestidos de traje con cabezas cilíndricas. Muy parecidos estos a la formación que realizarían con el fundador del sello Mute, Daniel Miller, y el proyecto Duet Emmo, amén de otros muchos más proyectos.

Con una formación tan peculiar, Wire no es sólo Wire sino también lo que representa en la música y sus ramificaciones en la cultura popular, de todas las etapas de Wire no hicieron una mezcla abigarrada sino que se centraron en su faceta más pronunciada, la rock y no la más pop por ejemplo de “The First Letter” y es así que sonaron temas del 77 como “Three Girl Rhumba” o temas turbadores como “Underwater Experiences” que podían haber firmado Virgin Prunes.

Robert Grey, el delgado batería original de la banda estuvo todo el concierto con los ojos cerrados tocando, pero vigilante, de la época ochentera y con regusto afterpunk sonaría el tema “Over Theirs” o temas del 90 que le han convertido en ese icono del art pop/punk como “Small Black Reptile”. Graham Lewis con su hueco bajo negro y sus gafas oscuras cantó alguna canción él solo y también acompañó a Newman en algún tema, en una banda que no le hacía falta ningún sintetizador en directo para sonar efectistas y sorprendentes, y en la que sólo se sirvieron de pedaleras por parte del guitarra nuevo.

El amigo que me acompañó al concierto me dijo algo que me resultó curioso y es el hecho de que le sonaban desacompasadas las guitarras, tenía razón, y es que ahí está uno de los secretos de esta música y quizás del maravilloso sonido espantoso y lúgubre del afterpunk y demás bandas existencialistas, ritmos que no van a un tiempo perfecto pero que encajan inexplicablemente, punteos secos y sobrios, ahí está la chispa de estas músicas. Y sino, escuchad el punteo de “10.15 Saturday Night” de The Cure.

En algún momento del concierto a Newman le salió su lado murciélago y extendió sus brazos sobre el escenario, se lo puede permitir, aunque no sea tan llamativo como Peter Murphy estéticamente, Newman en el 80 con bandas como Cupol hacía lo mismo que Cabaret Voltaire con una producción muchísimo más exquisita.

En el concierto también tocaron canciones como “Short Elevated Period”, canción que sonaba a Dinosaur Jr, Yo La Tengo, Pixies…o “Playing harp for the fishes” de su último l.p. “Silver/Lead”. El concierto terminó (antes de los dos bises: el tema nuevo “Hung” y el tema del 79 “Two People in A Room”) con un desatamiento eléctrico con la canción “Shadows” con una baqueta en el mástil de la guitarra creando sonidos envolventes y profundos sobre un público de todas las edades que conocía bien sus canciones y se lo pasó estupendamente.

Texto: Sebensuí A. Sánchez

Foto: Ana E. Sánchez

Sebensuí A. Sánchez

Khaös de Mago, poeta palabrista, filósofo imberbe, melómano colector desde que tenía 10 años. Ya daba patadas antes de salir a la luz, le contaba su madre, cuando en casa se ponía el “The Dark Side of The Moon”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies