Las Diez Mejores Canciones de My Bloody Valentine

Tras un par de años de parón total y más de un lustro sin pisar el país, My Bloody Valentine regresan y lo hacen como uno de los mayores atractivos del BBK Live. Los dublineses, pioneros del shoegaze, marcaron una época a principios y mediados de los 90 y, pese a su escasa discografía, revolucionaron la escena con un sonido propio que fijó las bases de lo que fue el rock de guitarras en la última década del siglo pasado. En honor a su próxima visita, hemos recopilado algunos de los temas imprescindibles de la banda liderada por Kevin Shields.

 

Only Shallow – Loveless (1991)

Abría su disco más conocido Loveless, que los catapultó a la primera línea. Ruidista y melódico, impulsado por la preciosa voz de Bilinda Butcher, este corte supuso el punto de inflexión de la banda e incluso allanó el camino al britpop que estaba al caer.

 

To Here Knows When – Loveless (1991)

En la onda de sus contemporáneos Slowdive, con guitarras y bases psicodélicas que hicieron y siguen haciendo las delicias de los amantes de lo lisérgico.

 

Sometimes – Loveless (1991)

Una preciosidad que recuerda más a los Smashing Pumpinks (que por aquella época todavía no la habían petado), con combinación genial de eléctricas ruidosas y acústicas rebajando el ruido. Irlandeses, pero con sonido americano.

 

I Only Said – Loveless (1991)

¿Genialidad o ida de olla? Lo primero sin duda. Distorsionar las voces de esa manera es un flipe, más si cabe teniendo en cuenta que la canción tiene casi 30 años. Un derroche de creatividad e innovación.

 

Soon – Loveless (1991)

Pero My Bloody Valentine también tenían su vena rockera, más luminosa e incluso bailable. Lo demuestran en Soon, un trallazo muy festivalero que esperamos poder escuchar en el BBK Live.

 

When You Sleep – Loveless (1991)

Bebiendo de los Sonic Youth más melódicos, con mucha elegancia y un sonido de guitarras y combinación vocal espectacular. Los dublineses, en su momento de gloria de este álbum, estaban por encima de la mayoría de sus contemporáneos.

 

Touched – Loveless (1991)

Una mini pieza muy loca jugando con samplers (y con mucho sentido del humor). Muy disfrutable a pesar de su corta duración y su final abrupto.

 

Lose My Breath – Isn’t Anything (1988)

Pero no todo llegó con Loveless. La banda ya prometía mucho desde su álbum debut de   1988, Isn’t Anything. El sonido en este corte es más primitivo, sin desarrollar del todo su característico sonido de guitarra, pero con reminiscencias post punk muy atractivas.

 

Blown A Wish – Loveless (1991)

No es de las más conocidas de la banda, pero se trata de una pequeña joya. Da gusto oír cantar a Bilinda Butcher una de esas canciones pop redondas de atardecer de verano.

What You Want – Loveless (1991)

Un tema redondo, contundente y moderno para su época en el que se evidencia lo que deben a My Bloody Valentine bandas patrias como Los Planetas y otros pioneros del indie español.

Miguel Aizpuru

Redactor. Periodista, siempre entre la música y la política. A veces las confundo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies