Las Reinas del Dirty Blues

Indomables, rebeldes, atrevidas, valientes, auténticas, únicas…

Cuando Lucille Bogan cantaba con un lenguaje explicito y sin tapujos su canción “Shave ‘Em Dry, seguro que conseguía sonrojar a más de un tipo duro de la época. Esta canción fue la cara B de una de sus últimas grabaciones en 1935. En su cara A se incluyó “Barbecue Bess”; una canción que habla sobre la prostitución escondida bajo el tema de “barbacoa”. También grabó “BD Women Blues” en la que afirma: “Llegando un tiempo, las mujeres BD no necesitarán hombres / Oh, la forma en que nos tratan es un pecado sucio y de poca monta(BD era la abreviatura de bulldagger, el término callejero que utilizan para las lesbianas negras de aspecto masculino). Así era como estas mujeres se expresaban, utilizando a veces eufemismos y argots en sus canciones para tratar muchos temas controvertidos como el sexo, drogas, alcohol, pobreza, racismo o maltrato.

En ellas, incluso hacían una declaración de principios, como el caso de “La madre del blues”, Gertrude “Ma” Rainey  y su “Prove it on me blues” (grabada años antes de “BD Women Blues” de Lucille Bogan), una canción asertiva de auto afirmación lésbica grabada en 1928. En el anuncio de Paramount, mostraban a una mujer corpulenta con corbata, traje chaqueta, sombrero y chaleco de aspecto masculino coqueteando con dos mujeres, mientras un policía las vigila («¿Qué es todo esto? ¿Escándalo?», dice el texto del anuncio. «¡No dejes de conseguir este disco de tu distribuidor!»). Según palabras del historiador Robert Philipson Es básicamente un himno de celebración explícitamente lésbicoasí mismo, decía que fue “una de las primeras divas negras de la historia”. Tres años antes en 1925, “Ma” Rainey fue arrestada después de una redada policial en una fiesta privada dónde varias mujeres, incluida ella, fueron encontradas teniendo relaciones sexuales. Se especula que este incidente inspiró a “Ma” para escribir “Prove it on me” y cantar sobre su sexualidad y sus sentimientos hacia hombres y mujeres: Salí anoche con una multitud de amigos. Deben haber sido mujeres porque no me gustan los hombres. “Ma” Rainey pasó décadas recorriendo el país, inspiró a posteriores generaciones, llenaba los escenarios y grabó casi un centenar de discos. Las canciones de Rainey contaban historias sobre mujeres que, “celebran explícitamente su derecho a comportarse de manera tan expansiva e incluso tan indeseable como los hombres» nos señala Angela Davis en su libro “Blues Legacies and Black Feminism«de 2011. Pero antes de seguir con más ejemplos y de descubrir un poco más a estas mujeres, pongámonos  en situación para entender la enorme importancia de su legado.

ma rainey
Ma Rainey

Estamos en la época post-Victoriana, principios del siglo XX, cuando se produce un cambio de población de manera significativa, una migración masiva de miles de afroamericanos a las áreas urbanas del norte, conocida actualmente como la “Gran migración”.  Las comunidades negras se desarrollaron principalmente en Chicago, Detroit, o Buffalo, pero la más espectacular se concentró en Harlem, convirtiéndose en un centro mundial para la música, la literatura y el arte afroamericano.  Muchos músicos como Duke Ellington, Fast Weller, Bessie Smith o Ethel Waters entre otros, se subieron a esa ola emergente de creatividad afroamericana, conocida ahora como el “Renacimiento de Harlem”.  En esa época proliferaban los clubs clandestinos y fiestas privadas en las que los cantantes de blues podían expresar con libertad sus canciones de contenido sexual generalmente de forma encubierta con doble sentido, metáforas o argots de forma humorística. El Dirty Blues se convierte pues, en una forma de arte popular que refleja a una cultura que acepta la sexualidad como parte natural de la vida y el medio por el que poder expresarse con total libertad.

gladys bentley
Gladys Bentley

La escena musical de Harlem brillaba y entre sus estrellas encontramos a Gladys Bentley, una pianista y cantante de blues pionera en llevar los límites del género, la sexualidad, la clase y la raza con exageración y parodia tanto en lo personal como en lo profesional. Una mujer de voz profunda que desde el principio mostró abiertamente su sexualidad luciendo en el escenario con un atuendo que la haría famosa: su característico sombrero de copa, esmoquin y frac de color blanco. Bentley, escogía algunas de las canciones populares y cambiaba las letras originales por letras subidas de tono y obscenas. La recién llegada entró en la leyenda de Harlem rápidamente al ser material literario de las crónicas de los escritores de la época. Transmutada en personaje de novela y retratada en artículos periodísticos, Bentley se convierte en el centro de atención. Dado que sus grabaciones se purgan de referencias sexuales, sus representaciones en vivo son la única forma de ver a la artista de la que todo el mundo habla. En Harlem, Gladys es aceptada desde el primer momento y se convierte en una de las mujeres negras más conocidas y con más éxito de Estados Unidos en las décadas de 1920 y 1930.

También podemos encontrar esa libertad de expresión en canciones de “La Emperatriz del Blues” de Bessie Smith, como en «The Boy in the Boat» de 1930, en la que  cantó: «Cuando veas a dos mujeres caminando de la mano, míralas y trata de entender: irán a esas fiestas, tengan las luces». abajo, solo aquellas fiestas donde las mujeres pueden ir «, o en «I Need a Little Sugar in my Bowl» de1931, que Smith canta: “Necesito un poco de azúcar en mi tazón / Necesito un perrito caliente en mi rollo”.  Durante esa época, el blues contradecía lo que era estadounidense y representó una oportunidad para los afroamericanos de superar las limitaciones de su clase social, económica y los resultados de su diezmada historia y creó una identidad completamente nueva bajo la cual los afroamericanos podrían unirse, con Bessie Smith a la cabeza de un movimiento esencialista dentro de la teoría de la negritud posmoderna. “La emperatriz del blues” vendió más de un millón de discos y se definió a sí misma como alguien más que la sucesora de “Ma” Rainey.  A pesar del enorme éxito de Bessie y de convertirse en la artista mejor pagada de su tiempo, la cadena pública británica BBC prohibió su canción «Gimme a pigfoot and a bottle of beer que se traduciría como «dame un consolador y una botella de cerveza», parece ser que a la cadena pública no le gustó que una mujer hablara tan abiertamente de masturbación.

bessie smith
Bessie Smith

Muchos consideraban el Dirty Blues vulgar, grosero y lascivo. Las canciones que se incluían en este subgénero, no gozaban del beneplácito de los medios del momento que todavía se encontraban inmiscuidos en una moral eduardiana, por lo que este tipo de canciones solo se podían escuchar en las fiestas clandestinas, cabarets o clubs. “Lo que estaba ocurriendo estaba ocurriendo clandestinamente o dentro de entornos urbanos que eran más o menos secretos y difíciles de penetrar”, dice Philipson.

lucille bogan
Lucille Bogan

Las mujeres fueron las que capitanearon el Dirty Blues, forjando un panorama cultural cambiante y anticipándose a futuras generaciones. Además de Lucille Bogan, “Ma” Rainey, Gladys Bentley o Bessie Smith podemos encontrar otras grandes artistas de blues cantando este tipo de temas como; Rosetta Howard que en “If You´re a Viper nos canta que fuma porros de metro y medio; Ethel Waters que en «My Handy Man» nos canta, «Él sacude mis cenizas, engrasa mi plancha, bate mi mantequilla, acaricia mi violín. ¡Mi hombre es un hombre tan hábil!”; Georgia White que en “I´m Keep Sitting On Itle escribe una canción a su trasero; Lil Johnson en «Press My Button (Ring My Bell)» nos canta, «Vamos cariño, divirtámonos un poco / Pon tu perrito caliente en mi bollo»; o la canción I´m Gonna Make My Biscuits” de Memphis Minnie en la que nos canta que va a hornear sus “galletas” y no dará ninguna a nadie…

Todas ellas derribaron barreras que difícilmente se podían romper, muchas de ellas, más allá del escenario y es justo y necesario recordarlas.

Fuentes Bibliográficas: 

https://jezebel.com/the-larger-than-life-legend-of-the-regal-blueswoman-1847761247

https://www.pikaramagazine.com/2017/02/gladys-bentley/

https://www.atlasobscura.com/articles/the-queer-black-woman-who-reinvented-the-blues

https://www.collectorsweekly.com/articles/singing-the-lesbian-blues-in-1920s-harlem/

http://xroads.virginia.edu/~ug97/blues/garber.html

https://knowledge.e.southern.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1046&context=hist_studentresearch