Trajedesaliva | «El regreso ulterior»

Si Luis Buñuel hubiera hecho música en los locos años veinte, le hubiera encantado firmar canciones como “Mar Chiquita” de Trajedesaliva, un himno al misterio más perturbador espolvoreado con onirismo mágico que nos introduce en una realidad alternativa y que produce en el oyente unas sensaciones únicas en su especie. Después de 15 años, la banda de culto Trajedesaliva regresan desde el más allá para ofrecernos otro artefacto sonoro proveniente desde lo más profundo del subconsciente y que lleva por nombre “Ultratumba”. Os dejamos con sus creadores. 

 

¿Qué viste o reviste Trajedesaliva?.

(Mon Ninguén) Supongo que en esencia trajedesaliva es un diálogo entre nosotros dos. Siempre hemos tenido la misma forma de ver las cosas desde que nos conocimos, y a veces es hasta sorprendente pensar en cómo hemos creado nuestro propio lenguaje sin haberlo planificado en absoluto. Y también en cómo ha ido evolucionando con los años, siempre en la misma dirección. Es casi un milagro.

¿Qué ocurrió en los tres lustros que preceden a vuestro anterior disco?. ¿Siempre estuvo vivo el proyecto?.

(Mon Ninguén) Sí. Es que hubo muchos planteamientos y replanteamientos para Ultratumba durante ese tiempo. Por haber ya hubo en 2009 material casi listo para entrar a grabar. Un disco entero que al final desechamos y del que prácticamente no quedó nada en el álbum actual.

Después fue tomando diferentes formas. Con todas las canciones unidas formando casi un todo, varios instrumentos que pensamos en incorporar y que también descartamos… Hasta que sentimos ese click y vimos claramente que el disco tenía que hacerse solo con los sintes analógicos y las voces.

Ultratumba es el nombre con el que habéis bautizado vuestro nuevo disco. ¿es la vida de ultratumba una certeza o una posibilidad para vosotros?.

(unavena) Ultratumba es una especie de realidad postraumática en el que el pasado se cuela el presente como un intruso. Los fantasmas y los secretos de familia poseen a los vivos, que se vuelven cuerpos ausentes en esa historia inasumible de la que no pueden escapar, y que afecta a toda su psicología.

trajedesaliva ultratumba portada

La poesía, manifestada a ritmo de lenguaje oracular, siempre ha sido muy importante en la banda. ¿Cuáles han sido vuestras influencias literarias y en especial la significancia del género poético?.

(unavena) Me gustan las narraciones que tienen algo de fantasmagórico, donde se intuye algún tipo de ausencia de la que no se habla claramente, pero la verdad es que cada vez me veo más musical y menos literaria. Quizás tiene que ver con cómo me encuentro ahora mentalmente, que me resulta más interesante pensar en formas de experimentar con la voz que leer o escribir.

Una característica que os hace peculiares, es el hecho de que tenéis un sonido propio, y se podría decir que hasta característico. ¿Es completamente necesario abandonar todo referente para escuchar la propia voz interior y poder así contar algo nuevo?.

(Mon Ninguén) Es que personalmente así es como siento la música: contar lo tuyo y sacar lo que llevas dentro.

Aprender y absorber influencias de otros artistas y géneros está bien, pero lo veo más como quedarte con el espíritu de esas cosas. Nunca para llevarlo a lo formal e incorporarlo al estilo de tus propias canciones. No entiendo esos planteamientos que veo a veces en los que casi se están copiando estilos o producciones punto por punto.

Yo creo que en el arte tiene que haber una verdad y algo propio que contar. Si no al final no sirve para nada y no emociona.

Tiendo a pensar que habéis creado una especie de álbumes conceptuales que empezarían con vuestro primer larga duración “Mima” editado en el año 2000 por Free Rec. y que Mima es la niña que ahora ha crecido y ha formado una familia, y es la que podemos ver ahora en la portada de vuestro nuevo disco. ¿Voy muy mal encaminado?.

(unavena) Es justo eso, la Mima y los demás personajes de nuestros discos siempre han ido por un camino paralelo al mío.

¿Ya podemos quemar los campos?

(unavena) La imagen que se me venía a la cabeza era la de un campo en el que toda la familia (nosotros, Los Campos) se quemaba. Yo entraba en el fuego y me quedaba allí hasta que todos nos habíamos consumido. En el vídeo de “A casa por las vías” intentamos representar esta imagen. En el fondo se trata de la necesidad de destruir para recobrar algo del poder que te han arrebatado, aunque el disco no es nada catártico y solo queda una tensión que se va desplazando de un lado a otro. Supongo que hay heridas que nunca se cierran.

trajedesaliva

En vuestra música se denota una soterrada conexión con la naturaleza y el entorno, influidos acaso por un lugar tan verde y lluvioso como puede ser Galicia, vuestra tierra, debido a lo inquietante y misterioso de vuestra música, ¿Cómo podemos entender esa conexión?, ¿Cómo una bendición o cómo una maldición?, o ¿Cómo ambas cosas?.

(Mon Ninguén) ¿Como ambas cosas? Puede ser. Porque aunque lo intentáramos nunca podríamos escapar de lo que somos, jaja. Pero Galicia es una bendición. Me encanta ser gallego y cómo somos. Tuve mi época hace años de vivir en otros sitios y nunca encontré ninguno donde me sintiera mejor.

Sí. En nuestra música hay una conexión muy fuerte con la naturaleza, con la aldea y, aunque no de forma evidente, con la música gallega de siempre. Es lo que comentábamos antes sobre lo de no copiar estilos y quedarse más con el espíritu. No utilizamos fraseos ni melodías sacadas tal cual de la música tradicional gallega, pero las canciones siempre están impregnadas de esa identidad.

En “Ultratumba” quizá más que nunca. Los colores que te sugiere al escucharlo son ese verde oscuro, marrón, húmedo, que también te acabas encontrando por ejemplo en los discos de Emilio Cao. Es lo que somos y es inevitable.

Tengo una curiosidad, en una de vuestras canciones más espectaculares, una canción de más de 8 minutos llamada “Las Casas Malas” en el disco llamado Ducasse, dedicado al Conde de Lautréamont, con el que compartisteis álbum con Steven Severin de Siouxsie and The Banshees, los italianos Ataraxia, Sieben, el proyecto de Matt Howden de Sol Invictus, o los ya desaparecidos chilenos Luna In Caelo, entre muchos otros; en la susodicha canción se puede escuchar un coro femenino ¿Quiénes lo integraban?. Habéis tenido más colaboraciones en vuestra trayectoria, por ejemplo, en vuestro segundo l.p. “Mima Blanca”, había algún músico italiano en la sección de vientos. ¿Cómo surgieron estas y otras conexiones musicales?.

(Mon Ninguén) Recuerdo lo del coro en la grabación para Ducasse. Queríamos engordar esa parte y cantamos muchos. Lo cierto es que no es solo un coro femenino. Canté yo y también Santiago Alcalá, el productor, jaja. No es algo que suela hacer, pero en esa época, hasta “Mima Blanca”, siempre me animaba a meter alguna voz por ahí escondida casi a modo de cameo.

Con respecto a los músicos que nos han acompañado en nuestros discos, al final se trata de gente a la que conocemos de la música y con la que tenemos conexión. Gente que nos gusta como toca, pero que por encima de todo comparte con nosotros ese lenguaje para expresarse y aportar sentimiento.

Y las colaboraciones que hemos hecho en otros discos siempre han surgido de cosas que nos han ofrecido. La de Ducasse que comentabas, también otras para Caustic Records y La Defunción, como “My Dear Freaks” o el split de “Ciertos animales de costumbres discretas”, que nació así. Las de las colecciones de “Músicas desde el abismo” para Margen, etc… Siempre son proyectos que nos presentaron y nos gustaron.

Habéis cuidado mucho el aspecto visual para esta nueva grabación, por un lado, las pinturas neoexpresionistas de la pintora francesa Emilie Lagarde, y por otro, dos videoclips realizados por Sinestésies Audiovisuels con imágenes ad hoc, ambos con diferentes registros artísticos, como el de ilustración cercana al comic que podemos ver en “Arenas Calientes” con unas gramíneas revoltosas circulando por la pantalla, o en “A Casa Por Las Vías” que entraría más en el campo de la escenografía, ¿Cómo ha sido el trabajo con estos artistas?, ¿Qué serendipia os unió?.

(unavena) Ambas colaboraciones surgieron por casualidad. En el caso de Emilie vi enseguida que nos unían los mismos temas (la memoria, la familia…). Su paleta de colores (marrones, azules, verdes oscuros) es incluso la misma con la que Mon y yo nos describíamos Ultratumba. Con él uso mucho descripciones de texturas y colores para intentar transmitirle ciertos matices de los sonidos.

Con Marcos la colaboración surgió de una manera parecida. Él había hecho ya el vídeo de Ya no soy quien solía ser, así que le propusimos hacer un vídeo del tema que más le gustara de Ultratumba, que resultó ser Arenas calientes. El vídeo de ” A casa por las vías”, lo hicimos nosotros intentando recrear un poco esa idea del peligro en el hogar.

Cuéntanos un poco sobre el origen y la historia de Trajedesaliva, ¿Cómo se originó vuestro proyecto?.

(Mon Ninguén) Nos conocimos en 1997 a través de un e-zine de los que había entonces en aquella internet española de los cibers. Se llamaba Grasa, y comentamos algo sobre el disco de Corcobado “Diminuto Cielo”.

Después fue todo muy rápido. El primer día que nos vimos ya montamos el grupo, y a los pocos meses, después de unos cuantos conciertos, tuvimos la gran suerte de que nos ofrecieran grabar nuestro primer EP para Splat “El cuerpo y la ciudad”. Y así hasta hoy. Realmente se nos ha pasado el tiempo muy rápido y siempre ha ido saliendo todo de una forma muy natural.

Contadnos algo sobre la grabación del disco, a caballo, entre Vigo y Alemania, y sobre la instrumentación utilizada en el mismo.

(Mon Ninguén) Lo de Stuttgart fue la solución más práctica para la grabación porque nuestro productor de toda la vida andaba por allí y pudimos tener acceso a ese estudio.

Grabamos muchas cosas en Vigo porque es donde tengo mi montaje con los sintes que no puedo ir moviendo por ahí, y me gusta grabar tranquilo, a mi aire, capturando los momentos de duende cuando surgen.

Yo grabo audio puro y duro. Sintes conectados a pedales de delay y distorsión y tomas largas en vivo. No utilizo ordenador para editar nada. Me gusta buscar la magia que se desprende en ciertos momentos y adoro las imperfecciones que se puedan colar. Es más, pienso que esos momentos de pequeño descontrol son los que más me emocionan también en mis discos favoritos.

Pero era muy necesario ir a un estudio porque como al final el disco se hizo utilizando solo sintetizadores analógicos, los sonidos eran tan gordos y tenían tanta fuerza que hubo que buscar soluciones creativas y técnicas para meter todo eso en vereda y hacerlo compatible con el mundo. De hecho no hay más de cinco o seis pistas en cada canción.

Fue un trabajo muy duro y a veces lo pasamos muy mal, pero el resultado fue que acabamos consiguiendo el disco que queríamos, y el sentimiento que transmite es inigualable.

Por último, este es vuestro espacio:

¡Muchas gracias por la entrevista, Seben! 🖤🖤

Entrevista realizada por Sebensuí A. Sánchez

Sebensuí A. Sánchez

Khaös de Mago, poeta palabrista, filósofo imberbe, melómano colector desde que tenía 10 años. Ya daba patadas antes de salir a la luz, le contaba su madre, cuando en casa se ponía el “The Dark Side of The Moon”.