Los 30 mejores discos internacionales de 2018

En la redacción de Madafackismo Underground hemos elegido nuestros discos favoritos del año en el panorama internacional. 2018 ha sido un año de fuerte presencia femenina, con sorpresas agradables como el debut de Snail Mail o Sofi Tukker, los recientes trabajos de Mitski, Natali Felicia o Kali Uchis, la nueva etapa artística de Kacey Musgraves y su giro hacia el pop alternativo, así como los nuevos trabajos de artistas más consolidadas como Janelle Monae, Courtney Barnett o Beach House. Además, la nueva escena británica está muy bien representada a través de bandas como IDLES, Shame, The 1975, que acompañan a los gigantes Arctic Monkeys, en nuestro ranking. Por si esto fuera poco, también aparecen en nuestro repaso a lo mejor del año artistas como el rapero canadiense Drake, la espectacular voz de la californiana Shannon Shaw o referentes de la electrónica más alternativa, como Nicolas Jaar, The Blaze o Carpenter Brut. 

 

#30 SOPHIE – Oil of Every Pearl’s Un-Insides (MSMSMSM/Future Classic)

Es un disco que si lo escuchas por primera vez puede resultar algo abstracto e impactante pero a medida que vas avanzando en él es muy pegadizo y hermoso. Hay muchos sintetizadores pero también hay baladas pop art, algo de experimentación y en algunos momentos una instrumentación muy pesada y caótica. Muy pocos discos le dan al oyente una experiencia como esta.

 

#29 DRAKE – Scorpion (Young Money Entertainment)

Entre afiladas letras dedicadas a enemigos reconocidos y no reconocidos, y algunas colaboraciones de pedigrí, Drake no puede evitar transmitir con este disco la frustración que siente al tener que revelar un secreto bien guardado, recorriendo un largo camino musical hasta regresar a sus raíces musicales más brillantes. Scorpion es la prueba más evidente que para personalidades tan características como la de Drake, ejercer ciertas responsabilidades personales pesa mucho en su propia obra artística. 

 

#28 MGMT – Little Dark Age (Columbia Records)

Algunas voces autorizadas lo consideran el mejor disco de toda su discografía. Más allá de ese interesante debate, en este trabajo encontramos un sonido mucho más maduro que sus predecesores. Sin hits aparentes a los que aferrarse si eres un advenedizo o enteradillo del indiemainstream, pero con un disco mucho más compacto, con arquetipos similares, ya sean los guiños sexualmente ambiguos a Pet Shop Boys en Me and Michael, o el irónico mensaje de When You Die, pero dando un paso más a la hora de construir su sello propio, tal y como podemos observar en One Thing Left to Try.

 

#27 DREAM WIFE – Dream Wife (Lucky Number)

Uno de los mejores debuts del año. Dream Wife lo tienen todo para ser uno de los referentes británicos de esta nueva ola feminista que está asolando el ortodoxo y conservador mundo rock. En este trabajo, pese a lo simple de sus letras, logran plasmar toda la furia que llevan encima por cambiar la industria desde dentro a través de un fem grunge que bebe tanto de fuentes más tradicionales como Ramones o The Strokes hasta de coetáneos como Wolf Alice. 

 

#26 LUMP – Lump (Dead Oceans)

“LUMP” o “Bulto” es el nombre que la hija pequeña de Laura Marling escogió para el nuevo álbum de su madre. Su voz acompaña como un instrumento más todos los ritmos y texturas que Mike Lindsay utiliza a lo largo de este trabajo. Después de seis temas un tanto desconcertantes encontramos en la última canción los créditos del álbum cantados por la propia Laura. Es desde luego un proyecto sorprendente y metafórico.

 

#25 SHANNON SHAW – Shannon In Nashville (Easy Eye Sound)

Brutal debut de Shannon Shaw, con la producción del Black Keys Dan Auerbach. Shannon deja de lado su banda Shannon and the Clams, para entregar un álbum lleno de hits, con sonidos claramente sixties que pueden recordar tanto a las grandes voces del soul, como a las Shangri -Las o incluso a temas de cabecera de película de James Bond.

 

 

#24 LOW – Double Negative (Sub Pop)

Si multiplicamos un doble negativo nos da un positivo y eso Low lo saben bien con sus canciones de tristeza divina y sanadora. Con sus 25 años de carrera no es de esos grupos que diríamos lo de sus primeros discos fueron los mejores sino que casi podríamos decir lo contrario, el hecho de que pertenezcan a un colectivo religioso tan deleznable en muchos casos como es el mormón, parece que les haya otorgado a su música una sensibilidad celestial en unos discos que son propios de los mismísimos ángeles.

 

#23 ARCTIC MONKEYS – Tranquility Base Hotel + Casino (Domino Records)

Los de Sheffield, más capitaneados por Turner que nunca, sorprendían este año con la más madura de sus propuestas hasta la fecha y un cambio de tono que pasa del rock a lo más lounge en los once cortes que conforman Tranquility Base Hotel & Casino. Aunque tuvo algunos detractores, a nosotros nos encantó.

#22 NATALI FELICIA – Wrong Era (AntiFragile Music)

Con una colección de temas de pop oscuro, Natali Felicia presenta su debut contándonos que se siente en una época equivocada y los recuerdos de su pasado vuelven a ponerse en lugares atemporales de su vida. Con sumo mimo, la artista sueca nos cuenta historia de enamoramientos sin final feliz, de luchar y de mantenerse fuerte dentro de una enorme delicadeza.

 

#21 U.S. GIRLS – In a Poem Unlimited (4AD)

Seguramente más de un fan se haya quedado de piedra al escuchar sus primeros discos, que tiraban más bien a un rock áspero y más experimental, y es que U.S. Girls no siempre fueron la banda consolidada y exquisita en lo que se han convertido a día de hoy, donde se mezclan diversos estilos como el pop, funk, soul y rock con una música cinematográfica con la que han conseguido que sus dos últimos discos hayan sido fichados por el más prestigioso sello inglés de música popular (llamémosle así) 4AD si exceptuamos a Mute rec.

 

#20 COURTNEY BARNETT – Tell Me How You Really Feel (Mon + Pop Music / Barnett’s Milk! Records / Marathon Artists)

El fenómeno que alcanzó su primer disco nos presenta a la cantante australiana con el tan difícil de lidiar segundo álbum. Al toque juguetón de sus riffs de guitarra se le añaden unas letras más sinceras y a la vez más profundas en temas como la confianza en uno mismo, el machismo o gestionar la autoestima y ansiedad. Merecedor de una muy buena nota.

 

 

#19 ANNA VON HAUSSHOLFF – Dead Magic (City Slang)

Dead Magic es un trabajo experimental que gira en torno a la oscuridad. Cinco temas totalmente distintos entre ellos en los que el órgano, la voz de Anna Von Hausswolff e incluso los silencios crean un clima decadente donde reina la tensión y el malestar, una sensación tan incómoda como atractiva que te mantiene enganchada hasta en su canción más larga. Todo el disco podría ser perfectamente un poema gótico.

 

#18 CARPENTER BRUT – Leather Teeth (Caroline Records)

Toques hard rock, electrónica, synthwave con guinda para que des giros de cuello como si los propios Sepultura estuvieran retumbando en tus oídos entre un ritmo que solo te pide sudor, desenfreno y epic high five en cada canción.

 

 

#17 SOFI TUKKER – Treehouse (Ultra Records)

Electro, pop y destellos rockeros por parte de Sophie Hawley-Weld a la guitarra. Un trabajo divertido, perfecto para disfrutarlo haciendo deporte o de fiesta al tener unos ritmos pegadizos  y unas letras sencillas. La puesta en escena por parte del dúo multiplica el buen rollo transmitido durante todo el disco.

#16 FATHER JOHN MISTY – God´s Favorite Costumer (Sub Pop / Bella Union)

Siguiendo con su habitual reflexión y cronismo Father John Misty nos ofrece con este álbum una crítica social brillante y un desnudo emocional para hacernos participes de la soledad que en ocasiones puede significar ser un genio. El golpe de efecto que le bastaba para certificarse como uno de los mejores compositores actualmente.

 

#15 ICEAGE – Beyondless (Escho)

Con Beyondless se reafirman en su compromiso de aportar ideas frescas, tanto musical como ideológicamente a través de sus letras. En esta línea, han decidido coquetear con sonidos más pop a través de cortes como la magnífica Pain Killer, que cuenta con la colaboración de la diva maldita Sky Ferreira, o el hit Catch It, pero sin abandonar su esencia más gamberra, muy presente en HurrahThe Day the Music Dies. En una ocasión Iggy Pop dijo que Iceage era de las pocas bandas actuales de punk que siguen siendo peligrosas, y no se me ocurre un piropo más grande posible de boca de la Iguana de Detroit.

 

 

#14 SNAIL MAIL – Lush (Matador Records)

Uno de los discos debut más imponentes de la última década, la jovencísima Lindsay Jordan pone las bases sobre como ha de ser el rock del futuro, guitarrazos pegadizos y actitud grunge que llevan a esta adolescente a convertirse en todo un referente para las próximas generaciones.

 

#13 MISTKI – Be The Cowboy (Dead Oceans)

Mitski sigue con paso firme en convertirse en la estrella de rock de su generación entregando otro disco, más redondo si cabe que el anterior Puberty 2, entregando una colección de catorce canciones sublimes en poco más de media hora de duración, consiguiendo de está manera ser un álbum que destaca por la rapidez para envolver con una luz única a todo el mundo que lo escuche.

 

#12 THE 1975 – A Brief Inquiry Into Online Relationships (Polydor Records)

The 1975 tienen algo ahora que nos engancha. Quizá el hecho de haber roto con su pasado más reciente nos ha hecho verlos con mejores ojos. Se trata de una versión más arriesgada, enriquecedora y experimental de uno de los grupos británicos llamados a coger el relevo en un futuro – más cercano de lo que nos imaginamos – de tótems nacionales como Arctic Monkeys. ¿Matt Healy se habrá propuesto demostrar que está capacitado para hacer un disco tan rico y lleno de matices como el de cualquier músico hipster de Brooklyn pero sin renunciar a la diversión y pragmatismo que caracteriza a su banda? 

 

#11 THE BLAZE – Dancehall (Columbia Records)

En tan solo dos años, The Blaze se han convertido en una de las sensaciones de la música electrónica actual. En Dancehall no hay adornos innecesarios, ni relleno machacón con lo que cumplir el expediente en su disco debut, sino una breve colección de pistas pop cuyo ritmo repetitivo te lleva hacia el trance a través de voces suaves. Con temas como Heaven, She, Rise o Queens, este dúo francés han conseguido sacar al mercado uno de los trabajos más frescos del año. 

 

#10 JANELLE MONÁE – Dirty Computer (Bad Boy Records / Atlantic Records)

Alegato feminista, antirracista, liberación sexual e incluso una oda a la vagina podemos encontrar en Dirty Computer. Un álbum para escuchar tranquilamente y analizar las letras –acompañándose de los videoclips para captar todas las referencias­­­­–. Las colaboraciones son notables, podemos encontrarnos a Brian Wilson, Zoë Kravitz, Grimes o Pharrell Williams.

 

#9 AGAINST ALL LOGIC (NICOLAS JAAR) – 2012-2017 (Other People)

Fantástica ida de olla del genio de la música electrónica Nicolas Jaar. Con su nuevo proyecto, Against All Logic, vuelve a conquistar las pistas de baile más elegantes gracias a una recopilación de temas que había guardado en un cajón entre 2012 y 2017. El funk y el dance están bien presentes en la mayor parte del álbum cuyo final es un electroshock cibernético. Además, encontramos un nutrido influjo de beats latinos y una aspiración psicodélica que lo acerca a grupos como The Avalanches. 

 

#8 JORJA SMITH – Lost & Found (Famm Limited)

Brillante debut de la diva británica. Después de haber colaborado con artistas de la talla de Stormzy, Drake o Kali Uchis sin haber publicado ni siquiera un solo disco, llega un álbum que convierte a la promesa en toda una realidad, pasando a ser de golpe y porrazo una de las voces del soul británico más importantes del momento, incluso llegando a ser comparada con animales de la talla de Amy Winehouse. Fantásticas canciones en un disco soul que también coquetea con otros palos como el jazz o el trip-hop.

 

#7 KALI UCHIS – Isolation (Virgin Records / Universal)

Una colección de hits para que hasta el espíritu más solitario y aislado lo baile sin complejos ni preocupaciones. Fiel a sus raíces latinas, Kali Uchis nos presenta un cóctel de sonidos procedentes del R&B y soul más glamouroso, beats tropicales y melodías sexys que trascienden la escucha, quedando para siempre en el corazoncito de toda persona predispuesta a ofrecerle un rinconcito de su vida a esta nueva diva millennial.

 

#6 PARQUET COURTS – Wide Awake! (Rough Trade Records)

Todo lo que hacen es bueno indiscutiblemente y, aunque con Wide Awake! apuestan sobre seguro, ese toque rock alegre y bailable despojado de cualquier pretencionismo les hace merecedores de un lugar muy alto en las mejores producciones del año.

 

#5 BEACH HOUSE – 7 (Sub Pop)

La energía y luz de Dive y Black Car a mitad de disco son los pelotazos del séptimo álbum de la banda de Baltimore, dejando bien claro cuales son sus intenciones, tan alejadas del conformismo como de la monotonía. Contiene toda la esencia de The Velvet Underground traída a 2018 para darnos una bofetada y no precisamente porque estuviésemos bostezando.

#4 SPIRITUALIZED – And Nothing Hurt (Bella Union)

Aunque con menos ácidos y violencia que entonces, pero en ese afán por seguir constantemente experimentando que todo genio musical atesora, Jason Pierce ha sacado al mercado un disco que consigue emocionar desde la sencillez, repleto de space rock y gospel, pero en donde también muestra su versión más gamberra y ruidosa. La soledad, la nostalgia, el dolor, el desamor o las drogas, siempre dejando un fino hilo de esperanza u optimismo en el horizonte. 

 

#3 KACEY MUSGRAVES – Golden Hour (Mercury Records)

Con Golden Hour, la cantante y compositora oriunda de Texas se ha propuesto traspasar fronteras sonoras, sumando a su country contemporáneo, una buena variedad de texturas y recursos de otro géneros como el pop y el R&B, pero sin distorsionar la base del country más puro. Kacey Musgraves tiene la virtud de mostrar una gran capacidad para escribir y esto se nota en muchos pasajes del álbum, con piezas tan maravillosas como la sólida Slow Burn, la cautivadora Wonder Woman o la baladita Space Cowboy digna de una megaproducción cinematográfica de Hollywood.

#2 SHAME – Songs Of Praise (Dead Oceans)

Sudor, pogos y actitud punk. Es imposible escuchar este disco sin imaginarse su plasmación en el directo. Es un álbum claramente compuesto para que brille su puesta en escena, y es en esa ambigüedad artística, esa fina línea que separa una obra maestra de un auténtico disparate, en donde Shame se mueven como peces en el agua. En Concrete nos recuerdan a Joy Division, en One Rizla a un imberbe Pete Doherty, en Friction a Happy Mondays, en Tasteless a Sex Pistols, pero en donde si parece existir quorum es en que Charlie Steen, su líder, aspira a convertirse en el Mark E. Smith del siglo XXI.

 

#1 IDLES – Joy as an Act of Resistance (Partisan Records)

No es casualidad que los británicos estén en absolutamente todas las listas de mejores discos del año. IDLES hace post punk inteligente, con reclamos sociales que van desde el machismo al abuso de poder. Un gancho directo en la cara dado con estilo y conciencia. Lo mejor del año. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies