Wim Mertens (Teatro Cervantes, Alcalá de Henares)

 

Domingo 25 febrero, 18:00h

 

A pesar de ser un domingo a las seis horas, y muy alejados de la capital, se agotaron todas las localidades del Teatro Salón Cervantes. La ocasión lo merecía, uno de los mejores compositores de la ya lejana escuela minimalista, y uno de sus grandes teóricos, actuaba esa noche. No fue un concierto de sus grandes éxitos ni un repaso de su trayectoria, sino que se centró en sus últimos 3 LP´s, con la ocasión de que han salido todos en una edición conjunta, llamada Cran Aux Oeufs, centrándose principalmente en el What Are We, Locks, To Do?. Wim Mertens ofreció un concierto sobrio, un solo, sin Ensemble, Trio, Duo o Filarmónica, en el que ver al maestro aunque no con sus temas más populares siempre es un placer, siempre con un dedo en el aire, agradeciendo con gestos a todos los presentes, y algún que otro estrambótico ademán como de paso de baile. A la tercera canción, ya más movida, Mertens se quitó la chaqueta, e interpretaba algún ritmo que recordaba al Carmina Burana de Carl Orff.

Se levantaba, iba y venía por el escenario correteando, y luego volvía para abrir su libretto de 4 páginas que llenaban el ancho de su piano, usando su voz contratenor en un lenguaje inventado como han hecho otros tantos artistas de voces sugerentes como Elizabeth Fraser o Lisa Gerrard con la que establecen, gracias a sus peculiares voces, una estrecha unión personal con la emoción y la sensibilidad del oyente. Este genio extraño que se ha definido a sí mismo como un pequeño monstruo de dos cabezas, suponemos que porque hace uso de la voz y el piano indistintamente, utilizó un bello piano clásico de cola “Steinway & Sons” con 3 micrófonos dentro de la caja de resonancia y un micrófono para su voz, nos fue deleitando la tarde con sus hermosas y variables composiciones del más puro neoclasicismo.

Wim Mertens que se mostró siempre humilde y agradecido, con sus extravagantes gestos de manos como que tocaba el piano en el aire, o tocaba al mismo piano como traspasándole su responsabilidad, terminaba cada una de sus composiciones con un índice en alto, se pudo escuchar algún cortés ¡Bravo! en los asistentes, con muy generosos bises, un total de tres, el segundo de ellos fue quizás el momento más emocionante cuando oímos las primeras teclas del “Struggle For Pleasure” de su segundo LP “Maximizing The Audience”, que arrancó una ovación de sus más fieles seguidores y que se oyó por todo el teatro.

 

Sebensuí A. Sánchez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies