Mötley Crüe | Una vida de vicio y perversión al límite

Aunque el gran Mickey Rourke exageraba en su gran peli “El Luchador” al culpar del ocaso del glam metal ochetentero al grunge, sí que es cierto que la fulminante aparición de Cobain y cía supuso un cierto declive de grupos que triunfaban en los ochenta como Cinderella, Poison, Ratt y otras menos destacadas (los mitazos Kiss jugaban en una liga aparte).

El denominado glam metal basaba su éxito en la crudeza y suciedad de las letras y un divertido a la par que decadente vestuario, aderezado con ingentes cantidades de laca y rímel que seducía a gran parte de la juventud americana por su aspecto andrógino y provocativo. Y si alguien logró sobreponerse al estallido de Seattle y seguir manteniendo su status de superestrellas del movimiento “crepado” fueron los pendencieros y potentes Mötley Crüe, joder!!

Formado en 1981 por el bajista Nikki Sixx (venía de un grupo donde también tocaban Izzy y Slash, futuros Guns) y el batería Tommy Lee, la banda rápidamente cogió forma con la llegada del guitarra Mick Mars y el destroyer Vince Neil como cantante, produciendo ellos mismos su primer trabajo Too Fast For Love el mismo año de su creación. Letras sexuales y sin remilgos dentro de un estilo simple y áspero provocaron que vendieran más de 20.000 copias a pesar de su nula promoción y publicidad, firmando posteriormente con Elektra y girando por primera vez en Canadá.

En dicha gira ya empezaron a aparecer los signos de identidad salvajes que marcarían toda su trayectoria: fueron arrestados en el aeropuerto canadiense por llevar sus trajes de púas y el equipaje de mano de Neil estaba repleto de revistas porno, siendo todo destruido como armas peligrosas y material indecente. Para completar su presentación Tommy Lee arrojó desde la ventana de la habitación del hotel un televisor.

En 1983 y con la inestimable ayuda de la incipiente MTV, su popularidad empieza a dispararse gracias al álbum Shout At The Devil, considerado uno de los más influyentes en su género gracias a afilados cortes que hablan de rebeldía, sexo y satanismo como Looks That Kill, la que da nombre al CD o la versión de la espléndida Helter Skelter de los Beatles.

Mötley Crüe se convierte en una de las bandas más aclamadas tras sus dos brillantes discos y la popularidad de los miembros empieza a generar leyendas urbanas, como la que cuenta que Tommy y Vince apostaron sobre quien de los dos aguantaría más sin ducharse, alcanzando el dudoso mérito de estar dos meses sin asearse corporalmente. Esta psicótica prueba no fue óbice para que los dos “héroes” copularan cada noche con varias de las groupies que inundaban sus conciertos. PD: Esta anécdota va dedicada a mi jefe Brais, gurú de O Grove, que me anima a escribir historias morbosas para mantener el interés del respetable madafacka…

Además de su música los cuatro salvajes son cada vez más habitualmente pasto de escándalos, como sucedió en 1984 cuando un alcoholizado Vince estrelló su coche en una licorería provocando la muerte de uno de los ocupantes, el batería del grupo Hanoi Rocks, siendo acusado de homicidio vehicular y ebriedad con una sentencia de 30 días en prisión.

Musicalmente su status crece a pasos agigantados y forman parte de festivales míticos como Monsters Of Rock, además de ser teloneros de sus referentes Kiss antes de grabar en 1985 Theatre of Pain, álbum dedicado al batería fallecido de Hanoi Rocks y más cercano al rock en cuanto a sonido y estética.

La banda refrenda su cambio con una de las primeras “power ballads” del rock duro: Home Sweet Home representa el estado de ánimo de felicidad de la banda mientras actúa y la insatisfacción fuera de su hábitat natural, allanando el camino de grandes baladas que poco después gente como Scorpions aprovecharon a la perfección.

A pesar de los problemas de la banda con el alcohol y las drogas intentan centrarse en la música y graban en 1987 una de sus mejores obras con Girls,Girls,Girls, trabajo clave en la historia del grupo  y Alfa y Omega (el sexo y las mujeres) del particular universo Mötley. Sin llegar a la altura de sus dos primeros discos éste alcanza rápidamente la cima del Billboard americano y el single Girls,Girls,Girls se convierte en tema fetiche e imprescindible en cualquier actuación suya, siendo junto a Wild Side lo mejor de un disco que les llevará a girar con unos prometedores Guns N´Roses como teloneros.

Esta gira marcará un punto de inflexión en Mötley debido a la sobredosis de heroína que tuvo Nikki y que le llevó a estar muerto hasta que un médico inyectó por dos veces adrenalina en su corazón y logró salvarlo. La dramática situación animó al grupo a rehabilitarse, Nikki Sixx escribió la espléndida Kickstart My Heart inspirándose en su terrible experiencia y durante los años posteriores su ritmo de vida se vuelve más convencional y relajado.

1989 supone la vuelta de unos renacidos Crüe con Dr.Feelgood, trabajo que les catapulta al número uno de los charts americanos y les da un mayor índice de popularidad y reconocimiento como músicos, en especial a Tommy y Nikki. Por primera vez alcanzan los dos millones de copias vendidas solamente en USA, gracias especialmente a dos excelsos singles como Kickstart My Heart y la propia Dr.Feelgood que por primera vez disfrutará en una esperada gira el público europeo.

La ya comentada irrupción del grunge convulsiona el mercado en los noventa, y aunque su recopilatorio Decade Of Decadence en 1991 vende dos millones y medio de discos (con una extraña versión de Anarchy In The Uk incluída) el éxito de la banda se tambalea con la salida de Vince en 1992 y la llegada como frontman de John Corabi en el disco de 1994 de nombre homónimo. En 1997 la banda vuelve a su formación original con Generation Swine, irregular disco con poco recorrido comercial. En los 90 los Mötley serán más recordados por la vida privada que por su talento musical: Tommy Lee se casa con la neumática Pamela Anderson mientras que Nikki y Vince lo hacen con antiguas playmates. ¡Mal gusto tienen los señores! La cosa obviamente acabó como el rosario de la aurora y acabaron separándose todos con visita incluída de Tommy a prisión acusado de abusar de la ex vigilante Pamela.

Su status en la actualidad sigue siendo el de un grupo histórico que ha vendido más de 50 millones de discos, a pesar de tibios discos y apariciones en el siglo XXI, siendo muy recomendable la lectura de su libro autobiográfico “Los trapos sucios” ( The Dirt en el original) donde desglosan de forma tremebunda su ritmo de vida sexual,adicciones y multitud de surrealistas anécdotas ocurridas durante sus años en la cima.

Mötley rules, madafackas!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies