Reportaje – Eddie & The Hot Rods. Adrenalina en estado puro

EDDIE and THE HOT RODS foto

Lo primero que me viene a la cabeza de mi primer viaje/peregrinación a Londres es mi búsqueda frenética por todos los Record and Tapes Exchange en busca de los discos de Eddie and the Hot Rods, cosa que por cierto me costó bastante. Bien es verdad que conseguí a precio irrisorio entre muchos otros, uno de mis discos favoritos, el Seconds of pleasure. No hay mal que por bien no venga…

El Pub Rock es una corriente musical eminentemente británica, influida por muchos tipos de música, country, rythm and blues, soul e incluso música mod, con dos denominadores comunes, las guitarras a todo trapo y los pubs, lugares donde trascendió este fenómeno musical. Curiosamente, se considera a una banda americana, Eggs over easy, como pionera de este género, cuyo cénit sin duda fueron los inmensos Dr. Feelgood, simbiosis perfecta entre la aguardentosa voz de Lee Brillaux y la incendiaria guitarra de su compinche, Wilko Johnson, que acompañados de sus contagiosamente epilépticos movimientos, llevaban a su público a la euforia. Otros grupos como Bees Make Honey dieron paso a Brinsley Schwarz, Joe Strummer y sus 101ers, Wreckless Eric, Lew Lewis, The Pirates, The Count Bishops o Ian Dury, con sus Kilburn & The High Roads. El circuito de Pubs constituyó la plataforma perfecta donde se desarrolló plenamente esta tendencia, caracterizada por sudorosos y arrolladores directos bañados en alcohol. Destacaron pubs como el Tally Ho, The Cock, The Brecknock, The Lord Nelson, The Hope and Anchor, The Greyhound, The Red Lion o The Rochester Castle.

Más o menos hacia 1975 desde Essex surgieron Eddie & The Hot Rods, autores de un sonido más bien pre-punk y de marcada influencia mod. El grupo estaba formado por Barrie Masters (voz), Dave Higgs (guitarra), Paul Gray (bajo) y Steve Nicol (batería). Ya obtuvieron el éxito en 1976 con su primer EP, grabado en directo en el Marquee londinense con versiones de clásicos como los Stones, Them, Question Mark & The Mysterians o Bob Seger. Las expectativas de la banda se incrementaron hasta que llegó su confirmación ese mismo año con la publicación de Teenage Depression, una auténtica anfetamina sonora, un trallazo de energía al servicio del inconformismo juvenil frente a la cada vez más idiotizada y aburrida sociedad de sus mayores. Ejemplo de esto son cañonazos como Teenage Depression, All I need is money, Why can’t it be? o el Show me, pedazo de versión de Joe Tex. La banda alternaba en directo memorables momentos rozando el punk con otros más powerpop (más guitarrero que melódico) y un buen gusto incuestionable en la elección de las versiones.

En 1977, el año del Punk, salió su segundo disco, Life on the line, donde se puede ver esa tendencia de Eddie & The Hot Rods de tratar de abarcar un buen número de géneros, agitarlos en la coctelera y vomitarlos al público en un frenesí de guitarras en canciones que son muchas de ellas auténticos himnos. Este disco quizá sea más pop, destacando la incorporación del ex Kursaal Flyers Graeme Douglas. Life on the line contiene canciones memorables como quizá su mayor pelotazo, Do anything you wanna do, himnos como Quit this town o trallazos como Telephone girl.

El estancamiento y asimilación por la industria del fenómeno punk afectó de lleno a la banda, que perdío aceptación popular, absorbida quizá por la eclosión de muchas nuevas bandas que caracterizó a la escena powerpop y new wave. Esto afectó sobremanera a su tercer disco publicado en 1979, Thriller, que aunque continue la línea de sus dos primeros trabajos, se perdió en cuanto a ventas en la oleada de nuevas bandas. No obstante, es un trabajo más que digno con canciones como Circles, que nos recuerdan sus mejores momentos o pildorazos powerpoperos como The power and the glory.

Los Hot Rods, esta vez con EMI, no consiguen remontar con Fish and chips (1980), un trabajo donde a pesar de sus canciones, donde siguen mezclándose energéticamente melodías y guitarras, la banda pierde esa fuerza que había sido indudablemente su elemento diferenciador. A pesar de todo, no se pueden dejar de destacar temazos como Eyes wide open, You better run o una estupenda versión del sesentero Time won’t let me. Tampoco es que la producción de Al Kooper ayudara mucho a la banda, a la que nunca llegó a comprender.

A partir de aquí, la disgregación. Unos se integraron en otra magnífica banda, The Inmates y otros se pasaron a los míticos Damned, y sólo Barrie Masters mantiene viva la llama de la banda durante los 90 y lo que va de siglo. La verdad, aunque conserva chispazos de lo que un dia fue la banda, no tiene nada que ver con esa incendiaria energía juvenil y ese espíritu borrachuzo y guitarrero de Eddie & The Hot Rods en su apogeo. Simplemente, es otra historia.

DISCOGRAFÍA BÁSICA (1969-1993)

1976: Teenage Depression

1977: Life on the Line

1979: Thriller

1980: Fish and Chips

1996: Gasoline Days

2005: Better Late than Never

2006: Been there, Done that…

2011: 35 Years of Teenage Depression

 

15 CANCIONES

1. Do anything you wanna do
2. Show me
3. Telephone girl
4. Quit this town
5. Hit or miss
6. Teenage depression
7. Why can’t it be?
8. Wide eyes kids
9. Get across to you
10. The kids are allright
11. What’s really going on?
12. Circles
13. The power and the glory
14. Time won’t let me
15. You better run

Carlos Gerona @charlon05

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies