HellFest 2019 | Un Paraíso al que llaman Infierno (Parte 2)

08:30 de la mañana. Estás de vacaciones y te preguntas, ¿por qué estoy despierto? Inviertes tu dinero en una tienda de campaña que protege del sol y de la luz solar, funciona a las mil maravillas pero no es milagrosa y hace mucho calor. A regañadientes sacas un pie a la abrasadora hierba en busca de una sandalia que la noche anterior jurarías dejaras en la entrada. Tras la decepcionante búsqueda a ciegas, tu cabeza emerge entre la pequeña abertura diciéndote a ti mismo que los ojos no pueden fallarte en tan ardua búsqueda. La sandalia aparece y te preguntas como es posible que recorrieras con el pie todo el perímetro excepto donde estaba. La mañana no empieza mal. Te alegras de tener una cafetera italiana, una cocina donde hacer café y… ¡el puto café! El día anterior compraste todo lo necesario en el supermercado, cerveza o víveres y te olvidas del puto café. Te dices a ti mismo que al menos puedes hacer de vientre en un W.C. limpio de paso que tienes que volver a por cerveza, víveres y esperar no olvidarte del café otra vez. Ay! La mañana en los festivales hace que cuestiones tus decisiones hasta que miras el running order de lo que te espera y de repente absolutamente todo lo que jodía pasa a ser una anécdota divertida.

Café OK, ducha OK, desayuno contundente OK, ropa de festival OK, jarra de litro y medio cargada de fría cerveza OK. Ponemos rumbo al festival! 

Guitarra HellFest 2019
HellFest 2019

 

Sábado 22

 

Pasar por la zona de prensa sin quedarte en ella es una tarea complicada. Hasta tienes pantallas para ver los conciertos sin pasar calor. No he ido a eso y la primera buena decisión del día es Skindred. Para quien no los conozca creo que es el único grupo que mezcla metal y reggae. He ido a varios conciertos suyos y los he disfrutado todos. Un DJ, un frontman que se gana al público al primer segundo y montones de gente sin ropa, indiferentemente del sexo, para soportar el calor. Temas como Kill the Power o Ninja te sacan la primera sonrisa del día en cuanto a conciertos y el calor ya no pica tanto. Espabilados gracias a los británicos necesitamos caña de la buena y que mejor opción que Wolfheart. Me declaro fan de todo el death metal melódico que sale de Finlandia. No llegan al nivel de Insomnium, los líderes y amos de la escena, pero es una banda que lo que compone lo hace con cabeza y lo que toca gusta. Poco tiempo sobre el escenario, el suficiente para tocar los singles de su último disco Everlasting Fall y Breakwater, temas con los que abrieron y cerraron el bolo. Para delicias de los asistentes el resto de temas fue de sus inicios.

Un setlist realmente curioso que los fans celebramos dado que son canciones que hace años no llevan al directo. Satisfecho decido ir a ver lo que el festival ofrece en cuanto a decoración y zonas temáticas. La noria, el parque de las hadas, la cascada gigante para resfrescarse o la zona de guerra con helicóptero y camión militar incluidos. Se lo montan a lo grande y todo lo cuidan al mas mínimo detalle. 

HellFest 2019 Noria
La Noria del HellFest 2019

Boquiabierto decido acudir a mi primer concierto de psychobilly de mi vida, lo hago con Batmobile. Sin darme cuenta mi cadera no deja de moverse, mis dedos no dejan de chasquear al ritmo de su música y el tupé emerge en mi cabeza. Estoy al 100% con una banda que no conocía hasta hace unos minutos. Eso habla muy bien del concierto que dieron los tres miembros que sobre el escenario había. Guitarra, contrabajo y batería; no se necesita más para conquistar al público.

Ahora toca realizar el camino a la inversa pero a las prisas para no perderse nada del concierto de Mantar. Su mezcla de sludge y black metal es única. Nunca dos personas sobre el escenario han dado tanta caña bruta. Que animalada de show nos ofrecieron los alemanes tocando temas de sus tres discos. Una pena el poco tiempo que tienen las bandas a estas horas, con apenas 40 minutos.

Bosque HellFest 2019
El Bosque del HellFest 2019

Aprovechando la cancelación hace unas semanas de Rival Sons aprovecho para ir a comer tranquilamente y descansar, la tarde será dura y la noche alberga horrores. Decido ponerme en marcha para Carach Angren, como fan del black metal tengo que ver todo lo posible que el HellFest me ofrece. La banda visualmente tiene una imagen potente, un vestuario y un maquillaje cuidados, un cantante con una guadaña como soporte para el micrófono, dos plataformas que subían hasta los cielos cuando teclista o guitarra tenían su momento dentro de los temas y musicalmente psé. La verdad es que no me dijeron nada, tampoco les pregunté. Pasaron sin pena ni gloria hasta el punto de que no puedo destacar ninguna canción. Todas planas.

Carach Angren HellFest 2019
Carach Angren en HellFest 2019

Con la cabeza gacha y entristecido por el espectáculo presenciado acudí a uno de los shows del 2019: Eagles of Death Metal. No me gusta su música pero disfruté el concierto como un enano. El público francés estaba volcado con la banda. Todos sabemos porque estaban ahí y a más de uno hizo llorar al recordar el cantante lo que pasara en Bataclan. Lo solucionaron con éxitos como Heart On o Cherry Cola, se atrevieron a versionar a David Bowie con su tema Moonage Daydream y se despidieron con I Like to Move in the Night haciendo bailar a todo ser humano que estaba en el Main Stage.

Los conciertos divertidos son una pasada, te liberan de cualquier mal o problema por el que estés pasando. De paseo a por cerveza me paro ante un ritmo brutal de música industrial y percusión que a mis oidos vuelve loco. Combichrist! ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Por qué? He de informarme sobre todas las bandas y no dejar al azar algunas cosas. Que concierto, que jodidamente buen show dieron. No tenía ni idea de quienes eran ni que hacían y ahora soy un fan de la banda. Hasta una camiseta les compré, que los diseños son brutales. Otra banda sin bajista, pero con dos baterías, una mas centrada en ritmos tribales y la otra reventando los metrónomos, un cantante al que era imposible seguirle la pista pues no paraba de moverse mientras gritaba cosas salidas del mismísimo infierno. Estaba viendo la banda sonora perfecta para una película sobre un futuro postapocaliptico y lo estaba flipando. Os recomiendo escuchar su tema One Fire, con el que cerraron y seréis automáticamente fan de la banda. Yo iba a beber cerveza y me despisté. 

Combichrist HellFest 2019
Combichrist en HellFest 2019

Entrar en los Main era casi imposible ante la cantidad de gente que el sábado visitaba HellFest. Muchísimas pulseras de un solo día para ver a bandas como Whitesnake, Within Temptation, Def Leppard, ZZ Top y Kiss. Por problemas de movimiento, estatura y agobio no pude ver a ninguna excepto en la zona de prensa y por las pantallas. Una verdadera pena pero siempre había cosas que ver. The Ocean es una de ellas, un colectivo musical que desde hace años ha ido subiendo como la espuma hasta hacerse un nombre importante dentro de la escena. Su propuesta es muy interesante y distinta. Temas muy elaborados que llevan a la perfección a los directos. Un concierto para estar disfrutando con los ojos cerrados, calmado, descansando el cuerpo y mente. Es como una cura espiritual acudir a un bolo de los alemanes. Todos son temazos pero la gente estaba esperando por Benthic: The Origin of Our Wishes, tema con el que cerraron. No sabías si aplaudir o ir a darles las gracias por haberte cambiado en tan poco tiempo la vida. Sales siendo una persona nueva.

Con la cancelación a última hora de Myrkur debido al embarazo de su líder Amalie y el riesgo de dar el concierto con la ola de calor, decidí dejar ese slot libre de conciertos y descansar en la zona de prensa. Momento que aproveché para ver Def Leppard mientras estiraba las piernas y enseñar al hígado que mandaba yo. El siguiente slot era para Dark Tranquillity, como comenté soy fan de ese estilo musical, pero me quedé a ver a Envy, unos japoneses que consiguieron que no fuera a ver a una de mis bandas favoritas de siempre. Con tanta luz y movimiento no llegué a contar cuantos nipones había sobre el escenario, eran muchos. Otro gran descubrimiento que me traigo a casa de Clisson. No sabía lo que era el screamo hasta ese día. Dudo que en estudio sea algo que me guste pero en directo la hostia que te da al cuerpo es tremenda. Energía es la mejor manera de describirlos. Me tuvieron pegado a su directo de principio a fin sin darme pena alguna no haber acudido a Dark Tranquillity

Estaba entusiasmado con lo que venía a continuación, Cradle of Filth; años siguiendo toda la carrera musical de la banda y nunca poder haberlos visto en directo. Eso se iba a terminar. Me resulta difícil hablar sobre el concierto porque no voy a ser objetivo. Para mi todo fue bien, sonó bien y la selección musical fue la idónea. Para el resto de los espectadores todo fue pésimo, sonó peor y no tocaron lo que prometieron. Como la crónica es mía la razón la voy a tener yo. Desde el cuidadísimo vestuario y puesta en escena, los solos de guitarra y teclado, la soprano, los coros y por encima de todos, la minúscula figura de Dani Filth, que si llega a ser mas alto se come HellFest. Que manera de controlar los tiempos, las formas, de saber que hacer en todo momento y ¿de dónde saca tantos registros vocales y llega a ellos? Tocaron TODO lo que quería escuchar, parece que el concierto era para mi. Hasta me sorprendieron con Nymphetamine y Heartbreak and Seance, sin dejarse Cruelty Brought Thee Orchids, Malice Through the Looking Glass y la esperadísima Her Ghost in the Fog. La única pega es que no tocaran durante más tiempo.

HellFest 2019 Cradle Of Light
Cradle Of Filfth en HellFest 2019

Empezaba antes de tiempo Cult of Luna. Me hacía sitio y acudía ¡AL CONCIERTO! Si hay un ganador son ellos. Cuidan todo, la puesta en escena, la decoración, las luces nunca antes tuvieron tanta importancia hasta conocerlos a ellos, no aptas para epilépticos. Salieron, tocaron y se fueron como vencedores. 6 temas, 6 rounds antes del K.O. técnico al que sometieron a todos los asistentes. Si algún día vuelven a juntarse con Julie y tocan el disco Mariner me compraré billete a donde sea que lo hagan. En HellFest descargaron The Silent Man, single del disco que editarán en breves; Owlwood, Finland, Ghost Trail, Night Walker y un pequeño descanso antes de cerrar con In Awe Of. Quedaba un día por delante pero en tu interior sabías a la perfección que lo que acababas de ver no iba superarle nada ni nadie.

Con el cuerpo reventado y la mente puesta en descansar acudí al inicio de The Sisters of Mercy, que era lo que mis piernas necesitaban, misericordia. Aguanté tres temas y me dio rabia no tener la energía suficiente para escuchar Temple of Love en directo, un tema que me encanta. Espero no arrepentirme de la decisión. Esta noche el camino fue directo a la tienda a descansar, sin charlas intermedias. Quedaba un día, había que afrontarlo con las pilas cargadas.

 

Domingo 23

 

Ya son varios días de acampada y el cuerpo comienza a dar señales de necesitar tu cama, tu ducha y tu W.C. Te haces el remolón en cama, tu mente ya no despierta tan rápidamente como deseas, el café ya pasa a ser vital y no paras de pensar en que falta el domingo y esto se acaba, el parque de atracciones para gente como tu cerrará sus puertas hasta mediados del 2020. Sientes tristeza por eso pero alegría a su vez porque sabes que por delante tienes mas de doce horas de directos y puedes gastar toda la energía que dejabas en la reserva los días anteriores. El lunes vuelves a casa. Una vez realizadas todas las tareas previas a la entrada al recinto llenas tu jarra de cerveza, calzas tus mejores botas y vistes tus galas de despedida, llega el momento de uno de los últimos controles de acceso. Te saludas con tu amigo francés de una empresa desconocida y cuyo nombre nunca preguntaste; os conocéis de vista por la cantidad de veces que has ido a “tocarle” los huevos. Ya estás dentro otra vez, comienza el espectáculo. La mejor sesión vermú del año.

HellFest 2019 Público
Público en el HellFest 2019

Con la calma no pude asistir a Alien Weaponry, un grupo muy interesante de Nueva Zelanda que une la lengua e instrumentos típicos maorís al metal. Fue una enorme pena pero era imposible estar disponible a las 10:30. La tristeza la quita Psycroptic, unos australianos bastantes difíciles de ver en Europa que llevan el death metal a unos niveles de brutalidad y técnica que dejan la boca abierta. Grupo que conocía y del que disfruté enormemente. Pensaba que venían presentando su último disco As the Kingdom Drowns y únicamente tocaron tres temas. El resto los clásicos de discos anteriores dejando sus dos himnos para el final para regocijo de los asistentes, Echoes To Come y Carriers of the Plague de la obra maestra The Inherited Repression, disco que os recomiendo si lo vuestro es lo extremo.

Este año la Warzone ha sido una de las grandes sorpresas para mi dado que en ediciones anteriores apenas lo pisaba al no programar bandas que me interesaran. Volvía este año a temprana hora para ver el descubrimiento del año, los belgas Brutus. Años hacía que una voz, tanto femenina como masculina, no me encantaba y me enganchaba tantísimo. No tengo idea alguna de como definir el estilo que practican, es algo apocalíptico pero con una voz llena de fuerza y energía propia de otro estilo distinto a todo lo relacionado con el post. Stefanie Mannaerts aporta algo único a la música con su voz y, por si fuera poco, es una apisonadora a la batería, que en directo toca a la vez que canta. Nada de músicos que en estudio hacen cosas que en directo necesitan ayuda. Se lo guisan y se lo comen ellos tres solos. A destacar sus temas Justice De Julia II, Drive y Horde II. Un concierto corto pero intenso.

Tocaba un pequeño descanso sacrificando a Messa para llegar bien a uno de los shows mas atípicos y extraños a los que he tenido la oportunidad de asistir. Desde México visitaban tierras galas Cemican, un grupo que canta en castellano, que a parte de todos los instrumentos típicos del metal utilizan los prehispánicos, se pintan como guerreros mayas, hacen rituales en directo y practican un folk muy oscuro con voces tanto guturales como limpias, muy típicas de cualquier movimiento del estilo asociado a lo extremo. Los desconocía hasta que en la zona de prensa encontré a sus representantes y me animaron a ir a verlos. Me regalaron su último disco In Ohtli Teoyohtica In Miquiztlial cual he de darle mas escuchas. Una banda distinta e interesante pero que me dejó a medias con su directo. Buen show y mal de sonido.

Tocaba ir a un valor seguro si gustas del stoner/doom, Yob. Con apenas tres cuartos de hora de duración a una banda de este estilo le complica las cosas. Pensaba que iban a tirar de setlist basado en su último disco y sorprendieron a todos tocando cinco temas de sus últimos cinco discos retrocediendo hasta el 2005 con el tema Quantum Mystic del The Unreal Never Lived. Ojalá hubieran dispuesto de más tiempo para seguir retrocediendo en toda su discografía, únicamente faltaban tres discos por aparecer en el directo. Bravo por su elección de temas que lleva a uno a descubrir en 40 minutos como evoluciona una banda.

Lucifer´s Child HellFest 2019
Lucifer´s Child en HellFest 2019

El siguiente destino era Lucifer’s Child que atraían a todos los fans de Rotting Christ al tener a uno de sus ex-miembros entre sus filas. Black metal que nada tiene que aportar al estilo. No puedo decir ni que fueran correctos. No me gustaron y siendo fan del estilo salí decepcionado. Nada que destacar y me pasé el rato hablando con los amigos. Decepcionado acudí a Clutch y a mitad de camino del Main Stage al ver el panorama de calor, más de 35 grados con la cantidad de polvo y gente que había, decidí irme a comer y reponer energías. No existía líquido suficiente que mitigara tantísimo sudor y agonía calurosa. Me lo tomé con calma esperando por nubes salvadoras que me dejaran acudir a los Main pero no aparecieron en toda la jornada y tuve que ver dos de los conciertos que quería en la zona de prensa por las pantallas, Stone Temple Pilots y Lynyrd Skynyrd. Se me hace extraño opinar sobre conciertos que veo por una TV y no pienso hacerlo. Todo suena bien y lo que se muestra es lo que interesa a la banda que se deja grabar en directo. Los disfruté mucho y me pregunté varias veces porque estaba sentado cómodamente en vez de sufrir. Era mirar al exterior y la pregunta se contestaba por si sola. Me encontraba agotado, fue una jornada muy dura para todos los asistentes. Al calor se sumaba el cansancio acumulado y todos queríamos llegar frescos al final del festival. Sacrifiqué a muchas bandas de las que pretendía disfrutar como Cancer Bats, Anthrax o Emperor para poder sentirme persona y no zombie. 

HellFest 2019 Cancer Bats
Cancer Bats en HellFest 2019

No al 100% pero si con ánimo y bastante descansado acudí a Slash con Myles Kennedy. Al escribir el reciente especial sobre su persona aluciné al irme informando sobre toda su carrera musical. La voz de Alter Bridge es una maravilla en directo, su manera de controlar cualquier tono que quiera es asombrosa. Es una de las voces que en directo más me ha sorprendido en toda mi vida. No era el único dado que agradó a todo asistente al concierto. Slash, un genio de las cuerdas y mítico guitarrista donde los haya, “eclipsado” por su cantante. Uno de los mejores conciertos del festival, medido al milímetro en todos los aspectos. Sonó todo lo que tenía que sonar: Back From Cali, You’re a Lie, Anastasia, Nightrain de los Guns y Doctor Alibi. Para terminar la enorme World on Fire presentando a los miembros de la banda y con los increíbles e interminables solos de Slash. Una maravilla.

Quedaba la traca final, la despedida de Slayer de Francia, tierra que los americanos aman, como Araya dijo. Los autoproclamados dioses del heavy no acudieron el viernes pero el domingo los popularmente declarados heraldos del thrash metal vinieron a realizar lo prometido en 2018 por Manowar, a dividir la tierra en dos. Que animalada lo que ofrecen en su gira de despedida. Fuego, cruces invertidas, pentagramas con fuego, un juego de luces que quita el hipo y los cuatro jinetes del apocalipsis sobre el escenario principal del Infierno. Una hora y cuarto nos tuvieron meneando la cabeza y destrozando el cuello. El lunes el 75% de los “festivaliers” tendríamos agujetas gracias a ellos y el otro 25% son gente que tiene la mala costumbre de entrenar en algo llamado gimnasio y conocen el sufrimiento. Repasaron toda su discografía y no se dejaron nada sin tocar. Creo que sonaron cerca de veinte canciones pero puedo equivocarme. Comenzaron el show con Repentless y terminaron con Angel of Death seguida por un recital de fuegos de artificio. Entre medias Raining Blood, South of Heaven, War Ensemble o Mandatory Suicide. 

No hubo en todo el concierto un momento de bajón. Tras mas de 30 años sobre los escenarios su despedida es dolorosa y me pareció ver mas de una lágrima, incluyendo a la banda que no quería irse del escenario. Faltaba la guinda de este enorme pastel y era Tool. Había que sacrificar al resto de potentes bandas: Deicide, Tormentor y Enter Shikari. Los cuatro conciertos que daban por terminado el HellFest eran de leyendas y de jóvenes promesas que venían pisando fuerte. 

HellFest 2019 Deicide
Deicide en HellFest 2019

Imposible competir con Tool, al que muchos podrían ver en otros conciertos de su gira. Yo no. Una de las curiosidades de Tool es que en sus directos es que su cantante no se deja ver. Maynard, por lo visto, da orden de que su concierto no se transmita por las pantallas y es el único que hace esto. En directo se oculta entre las sombras al fondo del escenario. Realmente curioso. Su concierto es un espectáculo de luces, vídeos que parecen fondos de Windows 98 y mucha energía. Sin ser un gran fan de la banda he de decir que disfruté como un niño pequeño con un juguete nuevo. Pasa a ser una de esas pocas bandas que soy incapaz de escuchar en estudio pero no puedo perderme un directo suyo.

Casi dos horas de directo dio para repasar casi todo dado que nos dejaron sin ningún tema de su disco debut Undertow. Comenzaron con Ænema para delirio del público e iban pasando tema a tema por sus tres discos. Los mas aclamados fueron Stinkfist, tema con el que cerraron y que cuando empezó a sonar la intro (-) Ions ya enloqueció a todos; Forty Six & 2 y Schism. Sus tres grandes clásicos que se emergían como pilares de todo lo ofrecido. Al final un apagón general de los últimos tres escenarios casi al mismo tiempo, no se si planeado pero maravilloso. El silencio en todo el recinto del festival durante unos segundos previos al estruendo que resonaba en todo el valle de Clisson, desde la Warzone al Valley; mas de 80.000 personas destrozando las manos para agradecer por todo lo vivido. Abrazos a desconocidos, besos a conocidos y los últimos brindis prometiendo regresar en 2020 los días 19, 20 y 21 de junio porque amigos, el año que viene Madafackismo volverá a pisar tierras francesas. El 15º aniversario del HellFest promete ser una de esas fiestas que el cerebro recordará en años venideros, como recordará este 2019. Si las palabras no os animan a decidir que este festival tiene que ser parte importante de vuestras vidas, que ellos lo demuestren con este vídeo con el que me despido de todos vosotros.

Fotógrafa: Cristina Caridad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies