Mourn (Ochoymedio Club, Madrid)

Jueves oscuro y con tormenta. Temporal adecuado para ver al cuarteto Barcelonés después de casi un año sin pisar una sala de la capital, (exceptuando algunas apariciones esporádicas en pequeños eventos), MOURN. La propuesta era muy atractiva, y más con los maravillosos Yawners estrenando la noche.

Salen las fieras al escenario dispuestas a dejar claro que su último trabajo es el glorioso resultado de un largo camino que ha tenido sus obstáculos.

Empieza la velada con una pequeña Intro Instrumental que no tarda en calentar el ambiente para que empiece a sonar su primer single “Barcelona City Tour”.

Se empiezan a desenvolver sobre el escenario, aunque al público le cuesta conectar todavía. Continúan presentando temas como “Skeleton”, “Strange Ones o “Fun At The Geysers”; todos pertenecientes de su último trabajo “Sorpresa Familia”.

Jazz (voz/guitarra) pasa de una desgarradora voz durante los temas, a un ligero “Gracias…” al finalizarlos.

Suenan canciones ya conocidas como “Otitis” o “Your Brain Is Made Of Candy”. Mourn estaban arrolladoras como de costumbre, pero con una soltura mucho más visible. Leia (bajo) y Carla (voz/guitarra) se miran y ríen mientras tocan, a la par que hacen acercamientos instrumentales llegando incluso a acabar en el suelo.

 

Es interesante ver el recorrido de la banda durante el último año, ya que gracias a Captured Tracks han podido dar conciertos por gran parte de América, con una gran aceptación por parte del público. Cabe mencionar que Leia no pudo estar en parte de dicha gira por motivos ajenos, pero ver el carisma con el que tocaba no hacía dudar que ganas no le faltaba.

Se acerca el final, no sin antes sorprender con una estruendosa cover del grupo belga “dEUS”, una joya para quien supo apreciarla. Antes de su “última” canción aprovechan y se despiden. Entran al camerino, pero queda un regustillo en el ambiente que las hace salir otra vez, es entonces cuando alguien del público grita una vieja canción de su primer trabajo: ¡Misery Factory! Se miran entre ellas, y en poco menos de un minuto recordaron acordes y empezaron a tocarla (después de un año, según dijeron).

Finalmente suena “Fry Me”, canción que crea una atmósfera oscura y misteriosa, con unas líneas de bajo que no dejan indiferente a nadie.

MOURN dejan el escenario con una actuación impecable. Siguen siendo el grupo que siempre apetecerá ver por la rabia y energía que desprenden sus letras y acordes.

Fotografía: Alba Pérez

Texto: Wilfred Artaza

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies