Low (Sala But, Madrid)

Martes 2 de octubre

Organiza: SON Estrella Galicia

 

Con el buen acierto de poner de teloneros de Low al dúo formado por JL García ex vocalista de Manta Ray y Viva Las Vegas junto a su pareja sentimental Fany Álvarez, con su estilo único de darkfolk pop en cuanto a bendiciones estratégicas se me ocurren, fue una sorpresa para más de un asistente compungido por su música que no los conociera, la música del dúo cada vez más minimalista, fría pero tierna, seca pero llena de amor…Es un canto a los verdaderos antihéroes de la vida, a los pobres, a los que sufren de amor y a los perdedores de la Historia desde siempre, la izquierda, los libertarios, los anarquistas y es que Asturias tiene un pasado muy marcado de luchas sociales en un pasado no tan lejano.

Esta música delicada y dedicada a los seres invisibles del mundo, dedicada incluso al bisabuelo republicano de JL, fue un dueto-duelo por parte de los componentes que cantaron y se expresaron al son de un micro antiguo que parecía sacado de Radio Tirana y ante el cual se podían ver las venas hinchadas de la yugular de José Luis cantando junto a su amada de deslumbrante voz. Recuperaron en su repertorio un clásico de la canción libertaria española como es “A Galopar” de Paco Ibáñez con letra del poeta del 27 Rafael Alberti.

Y aparecieron Low, en una sala bastante llena para tratarse de un martes, hubo Quorum (al igual que el tema con el que abrió el concierto) y es que no es para menos, Low son una de las bandas más importantes en cuanto a slowcore, indie rock….de estos últimos 30 años, junto a otros grandes de ese país y esos estilos como son Shellac o Polvo por citar solo algunos. Mimi Parker dio el concierto sentada no como otros en el pasado, y es que hicieron un buen recorrido a su discografía tocando finalmente el redondo número de 20 canciones. Steve Garrington también se sentaba en un taburete, se lo tomaban con calma, una falsa calma que esconde tempestades abismales de casas domésticas que por dentro están en llamas como en el tema con título español “No Comprende”, sí señoras y señores, la casa donde el hombre construyó su espacio está en llamas y no comprendemos porqué pasa esto y si llegamos a comprenderlo peor aún¿?.

La música de Low, llena siempre de recovecos y oquedades, más compleja a cada disco que pasa, con la voz valquiria de Mimi Parker, se asemeja a rock angelical americano sacado de alguna iglesia profunda de los Estados pero con buen gusto y belleza intactos (luego explicaré porqué).  Surgieron canciones oceánicas como “Tempest” que nos invitan a olvidar los malos ratos incluso si no le hacemos caso a lo que nos dice la canción.

La música de Low es una música honesta, te lo dice la cara casi sin afeitar y la mirada algo estrábica del marido de Mimi Parker, Alan Sparhawk que llevan juntos desde que tienen 9 años. Una música que desprende una honestidad que casi llega a lo divino con los cantos de la señora Parker.

Tras el alicaído tema de “Always Up”  donde se trata el tema de la tentación con su consecuente frustración, llegó uno de sus temas más bellos “Lies”, tema que fue un antes y un después del concierto, y tras el que Sparhawk saludó al público, con este canción se nos quedaron los poros abiertos a punto de escaparse el alma, fue este el propicio momento en el que aprovecharon para ejecutar una música hipnótica en “Do You Know How to Waltz?” que empataron con “Lazy” tras una música que implosionaba en un ficticio vals ruidista, embriagados como estábamos  con luces rojas intermintentes, azules melancólicas u ojos grises que giraban sin cesar, Sparhawk entre la confusión aprovechó para dejar su guitarra herida con las cuerdas colgando.

Arreglando las cuerdas Sparhawk, alguien imitó la voz de Rambo pidiendo cuerdas para la guitarra para romper el hielo tras una música profunda e intensa a más no poder y Sparhawk nos dio las gracias por una noche tan bonita, y es que con su música lo era sin duda aunque estuviera bombardeando la capital. El sonido eclesiástico de Low no es casual ya que la pareja que lidera el grupo son mormones, quién nos lo iba a decir, Sparhawk además es un gran humanitarista que convivió con la tribu Masai y que actuó en Kenia en un show en navidades para levantar una escuela en el poblado, Sparhawk dijo que la convivencia con los Masai fue la experiencia espiritual más importante de su vida.

Volviendo al concierto, aparecieron temas de ascensión, de su último disco, como “Always trying to work it out” o directamente elevadores sonoros como “Fly”. O el tema “Spanish Translation”: Everything is always confusion… Otra de sus temas reseñables es una de las sobresalientes canciones de su penúltimo lp “Ones and Sixes”, la canción que nos hizo movernos a su son de dicho disco fue “What Part of Me?”. Sparhawk también hizo un punteo con los dientes a lo Hendrix distorsionando el hit, si todos los mormones fueran como este señor el mundo estaría más que salvado.

Low fueron terminando con otro de sus principales y más hermosos temas del “Double Negative”, “Disarray” con voces de querubines, y algunos efectos que traía en una cajita mágica de madera el bajista y que colocó en el suelo al llegar; canción para terminar despidiéndose Sparhawk con las manos juntas, gesto cristiano que simboliza estar consciente ante la presencia de Dios y que representa humildad ante Dios, confianza y rezo.

El concierto finalizó con un bis, la nana nocturna “Laser Beam” quedándonos con ganas de algún estruendo melódico final, lo que es una buena señal.

Texto: Sebensuí A. Sánchez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies