Dorian Wood (Sala Taboo, Madrid)

Jueves 2 Noviembre 2017, 21:30h

Organiza:  981Heritage SON Estrella Galicia

 

Dorian Wood estuvo presentando su último disco “Xalá” el pasado jueves en Madrid, volviendo a hacer uso de un estilo inclasificable e inusitado como demostró tiempo atrás en su canción “La Cara Infinita”, una extraña y arrebatadora canción que no se parece ni a nada ni a nadie, acompañado esta vez de extrañas parejas de cama como Marcos Junquera, batería de la banda postcore Betunizer, y el contrabajista español Xavi Muñoz.

El nuevo giro musical de Dorian Wood le ha llevado por vericuetos indígenas, metafísicos y sonoridades bastante fúnebres que parecen más propias de una banda de música doom o gótica como mostró con la primera canción de su nuevo disco llamada “Pixón” que comenzaba diciendo “Rompa mi Espíritu Santo…”. Todos los músicos iban envueltos en túnicas negras, Dorian comenzó su discurso sobre liberación sexual, hablando de barbas, diciendo que los hombres deberían convertirse en objetos y no las mujeres, y con lo que el batería se encogió de hombros al escucharle, para empezar con la canción antes citada de “La Cara Infinita”, en la que tocó el teclado hasta con los puños. Presentó canciones nuevas en su primer disco en español que provenían de “un sitio oscurete” nos contó Dorian con su aspecto de siniestro Fu Manchú, pero también alguna más antigua como “Stronghold Passage”, en la que el contrabajista tocaba con un arco de forma muy sutil.

Dorian Wood | Foto: Ana E. Sánchez / Madafackismo Underground

También recordó otros conciertos donde estuvo tocando en España como el “WorldPride”, un sitio demasiado divertido me han dicho, acotó Wood. El percusionista utilizó shakers, y mazas de gong para su batería, en la canción “Paisa”, canción con poesía hermética lorquiana, y aspecto agorero, en la que le temblaba la mano al recitar cual Scott Walker de la época de la 4AD.

Uno de los momentos estelares del concierto fue cuando apareció El Niño de Elche con una camisa con un lobo y Diamanda Galàs, e hicieron un duelo de cantos espirituales, ejecutando ecos con la voz y cantándole a “los hijos”. Hubo un solo de piano por parte de Dorian, un recuerdo por 42 estudiantes desaparecidos en México titulado “Miserere”, una versión del mexicano José Alfredo Jiménez,“Vámonos”, o la conmovedora “Corpulenxia”, mientras nos mostraba su torso, y también echaba piropos a los asistentes y viceversa.

El Niño de Elche & Dorian Wood  | Foto: Ana E. Sánchez / Madafackismo Underground

El último tema fue “Segua”, una leyenda costaricense que le contaba su abuela de una mujer espectro que se le aparece a los hombres mujeriegos transformada con la mitad de una cabeza de caballo podrida. Así se nos presentó Dorian Wood, como un hijo de Caín con la marca sobre su frente que pretende liberar al sexo de nuestras almas, con gran amor y sentido del humor pero también un Dorian Wood más oscuro y profundo y también mucho más maduro, lejos ya de etiquetas que le comparen con Bowie o Cave, y dueño de una nueva voz sobrecogedora resucitando sus raíces y dejándonos con la incógnita en su camino a seguir por el angelino.

Sebensuí A. Sánchez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies