Gorillaz – “Humanz”

Nada más y nada menos que siete años hemos tenido que esperar para que 2-D, Noodle, Murdoc Niccals y Russel Hobbs volviesen a nuestras vidas. Sin embargo, ese tiempo de espera se ha visto gratamente recompensado con Humanz, el último disco de la banda virtual liderada por Jamie Hewlett y Damon Albarn. 

Albarn, quien acostumbra a dejarnos con la miel en los labios para después desaparecer (que le vamos a hacer si el londinense es un músico inquieto con tendencia a saltar de proyecto en proyecto, en el fondo nos encanta) se ha rodeado, como de costumbre, de lo mejor de cada casa para un trabajo que estaba bajo el punto de mira tanto de los adeptos de la banda como de medio mundo.

Vayamos por orden pues, para no perdernos nada y degustar cada segundo de un disco que promete no dejar indiferente a nadie. El trabajo se abre con “I switched my robot off´´, la primera de las intros del disco, teniendo esta un toque futurista en la que una voz nos lanza un mensaje que algunos ya se han lanzado a descifrar y que revirtiéndolo se convierte en un mantra algo desconcertante. Dicha intro da lugar a “Ascension´´, uno de los temas que ya habíamos tenido la oportunidad de escuchar y la primera colaboración del disco, en este caso con Vincet Staples, el encargado esta vez de poner el primer toque rap del álbum. Continuamos con “Strobelite´´, una canción en la que Peven Everett pone la voz. Una voz que escucharemos posiblemente mucho durante las siguientes noches que salgamos, ya su ritmo funky te invita inmediatamente a bailar. Aparece entonces “Saturn Barz´´, otro de los temas que ya habíamos tenido oportunidad de escuchar, aunque hay que reconocer que integrado en el conjunto de Humanz el toque reggae de Popcaan suena aun mejor. 

¿Eres capaz de imaginar la fusión entre “Superfast Jellyfish´´ y “Feel Good Inc.´´? Porque a eso te recordará el sonido de “Momentz´´, la quinta canción del trabajo en la que De La Soul hace una espectacular colaboración. Para cuando llega el final de dicha canción es momento del interludio o, mejor dicho, de “Interlude The Non Conformist Oath´´. Pero la tregua dada es breve ya que enseguida la música vuelve en crescendo con “Submission´´, un tema mitad reggae mitad rap en el que Damon trabaja junto a  Danny Brown and Kelela. 

Siempre reverente y desafiantes con temas como el que le sigue: “Charger´´, con Grace Jones y un sonido casi apocalíptico. Tras este tema nos encontramos un nuevo interludio,  “Interlude Elevator Going Up´´, que precede a  uno de los primeros singles del disco y una de nuestras favoritas: “Andromeda´´. A esa predilección contribuyen tanto la colaboración de D.R.A.M, tanto el pegadizo ritmo y la cantidad de alucinantes remixes que ya se han hecho de ella. Si pese a llevar todo esto escuchado estabas empezando a echar de menos el toque romántico y melancólico en el álbum no te preocupes que al fin hemos llegado a “Busted And Blue´´ en la que la voz de Damon, acompañada de unos sonoros coros, nos habla del amor al más puro estilo de “On Melancholy Hill´´. Pasamos después a “Carnival´´, la canción con Anthony Hamilton, no sin antes haber escuchado otro de los interludios del disco “ Interlude Talk Radio´´.  A “Carnival´´ le sucede “Let Me Out´´, un tema que demuestra tanto la calidad musical de Mavis Staples y Pusha T como que Albarn es uno de los productores más diversos en su industria. 

Y tras esto otro interludio :“ Interlude Penthouse´´ que se equipara, metafóricamente a la calma que precede a la tormenta (¿o era al revés?). En todo caso, la recta final del trabajo no es por ello la peor, sino todo lo contrario, ya que aquí encontramos canciones como “Sex Murder Party´´ con Jamie Principle y Zebra Katz , la cual tiene una destacable batería, o “She´s My Collar´´ con Kali Uchis que nos sorprende con un sonido que a la vez nos rememora al Gorillaz que ya conocíamos. 

El último interludio (Interlude The Elephant) clausura Humanz junto a otras dos canciones que ya habían salido a la luz como singles. La primera de ellas es “Hallelujah Money´´ con Benjamin Clementine y quizá, el corte con el sonido más alejado de lo que nos esperábamos. La segunda de esta tanda y la última del total lanza un claro mensaje tan solo con su titulo “We Got The Power´´. Una colaboración con Jehnny Beth y con Noel Gallagher. Si, si, lo que parecía impensable en los noventa ha pasado. Y nos encanta. Al igual que Humanz, un disco que te lleva en ascensión hasta un siguiente nivel espiritual durante un viaje que dura quince canciones, cinco interludios y la demostración materializada de que el talento llama al talento y de que el proyecto de Albarn ha sido capaz de sorprendernos una vez más tanto con su capacidad de adaptación musical como con la reinvención continua que hace de su obra. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies