SONIC BOOM plays Spacemen 3 & Spectrum (Sala El Sol, Madrid)

100% Psych: SONIC BOOM plays Spacemen 3 & Spectrum

Organiza: SON Estrella Galicia – Giradiscos- Universalodds

Sala El Sol, Madrid

23 de abril, 22 horas.

 

No podía faltar en el 100% Psych, festival dedicado a la psicodelia en sus amplias formas musicales, que se celebra en Madrid desde hace más de un año, una de las bandas que arrancó la manzana de oro del árbol shoegazepsychnoisepoprogrock…en 1982, Spacemen 3. Aunque Sonic Boom es una encarnación posterior, teníamos a dos de sus componentes principales, al vocalista Peter Kember y al guitarra de Spectrum, Jason Holt, tocando clásicos de ambas bandas, de Spacemen 3 y de Spectrum respectivamente.

Spectrum que tocaron en Las Palmas de Gran Canaria, lugar donde nací, con una banda local hace más de 20 años llamada Sin Radio, fue todo un hito para esa pequeña isla que tanto le gusta a los británicos. El concierto fue en un lujoso centro insular de cultura que más tarde derribaron para hacer aparcamientos para funcionarios; tras esta digresión comienzo a narrar el concierto de Sonic Boom, nombre que indica la explosión sónica que se escucha cuando algún objeto sobrepasa la velocidad del sonido. El concierto empezó con el tema de Spacemen 3 ‘Transparent Radiation’, magnética canción que habla de la energía emitida por los cuerpos que se hacen invisibles al universo. Todo esto con unas narcóticas audiovisuales que eran de lo más radiantes.

Peter Kember  hacía voces, guitarra rítmica, teclados, y  disponía de cacharrería varia sobre una mesa, Jason Holt hacía de guitarra solista. La siguiente canción fue una de Spectrum esta vez ‘All Night Long’, vigilados por un ojo azul que se cogía toda la pantalla de la sala Sol u otra imagen recurrente en el concierto fue la de un grupo de niños avanzando sobre saltadores. Y siguieron con otra canción del mismo proyecto ‘Lord I Don’t Even Know My Name’, una música que da la sensación de despegue y en el que se oyen emisiones electrónicas con unas bellas melodías con sonido hippie pero sin ser cursi, high & high….palabras que seguirían repitiéndose. Continuamos con Spectrum y ‘I Know They Say’, canción que pasó como una oleada de polvo cósmico por encima de nuestras cabezas.

También cayó un tema de E.A.R. (Experimental Audio Research), ‘All Things Being Equal’, en una versión reducida pues la original dura más de un cuarto de hora, intro cósmica con un piloto que parecía que iba dopado, y del que Peter iba modulando las palabras de este piloto sin red, en especial cuando llegaba a la palabra “dreams”, o “fire” o “circles”, con la pantalla parpadeante con imágenes abstractas, geometrías a lápiz, sombras de ojos y palabras que se repetían sin parar, tenía razón Crowley al situar a la magia como una enfermedad del lenguaje. Con una buena preparación y con esta música se puede llegar far far away….

Las imágenes enrolladas como una doble hélice de ADN o serpientes en un caduceo te dejaban ‘out’, mientras se oía like forces, like souls, like chances…Magia musical, visitar los libros de Juanita Wescott al respecto, a quien le interese el tema. Del ‘Playing With Fire’ de SM3, tocaron ‘Chè’, con sonidos bajos y graves, mientras iba relatando su cuento galáctico, al ritmo de radiaciones sonoras aleatorias, en esta versión del dúo neoyorquino Suicide, del que Alan Vega, líder de la banda protopunk dejó este mundo el verano del año pasado. Kember dejó el teclado con una percusión punk electrónica en loop y fue a buscar una guitarra.

Julian Holt que llevaba una camisa de Silver Apples, tocó de lado y sentado todo el concierto, llevaba una chaqueta gastada con un ojo divino con el nombre de Spacemen 3, con los que siguieron repasando repertorio en ‘Let Me Down Gently’, Holt estaba perdido entre sus pedaleras, y sus punteos y no se le oyó ni una sola vez durante el concierto, sólo Kember al principio bromeó si no estábamos viendo el fútbol, puesto que jugaban las dos corporaciones más importantes del fútbol español ese día. Aún así, hay esperanza en la humanidad, ya que la sala estaba a rebosar. Si cerrabas los ojos, el bombardeo de luces lo seguías viendo tras los párpados y en tu mente, las luces te dejaban un destello blanco que me hizo sonreír porque me mareaba un poco.

Los sintes los dejaron en mode on tras la anterior canción para enchufarla con ‘Big City’ ; mirando de soslayo la libreta negra que tenía abierta Holt en el suelo pude ver que tenía escrito: drone fade on then into ‘I Believe It’ A Blues Pentanona…La pentanona es un producto químico. Y creo que la descripción que tenía en su libreta ya es bastante ilustrativa y puede funcionar como lema del grupo incluso. Piedras angulares invertidas en la pantalla de cine que iban introduciéndose una dentro de otra, canto órfico final y órgano de misa en ‘Big City (Everybody I Know Can Be Found Here)’: Waves of joy /Yeah, I love you too… y como últimas palabras ‘To My Soul’.

Sebensuí A. Sánchez

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies