Las Diez Mejores Canciones de Leonard Cohen

Hace apenas unos días nos desvelábamos en plena madrugada con la noticia del fallecimiento de una de las figuras más importantes de la historia de la música popular urbana del siglo XX. Leonard Cohen, como si de un reencuentro programado con su querida Marianne Ihlen se tratase y cuando la oscuridad se cernía sobre la figura de aquel gentleman tan seductor del Chelsea Hotel, nos brindaba su epitafio final en forma de un sobresaliente último disco tan solo unas semanas antes morir.

En Madafackismo Underground le queremos rendir tributo de la mejor manera posible: recordando y reivindicando su enorme legado con una selección de sus mejores canciones.

Suzanne – Songs of Leonard Cohen (1967)

Un par de años después de la publicación de este tema, el propio Cohen confesaría en una entrevista para la BBC que aquel encuentro íntimo tan especial que había vivido con la musa canadiense Suzanne Verdal había sido un fracaso estrepitoso que no hacía honor a la fama de seductor que le precedía. A pesar de todo, esta canción pasará a la historia como uno de los más bellos poemas de amor del cantautor.

First We Take Manhattan – I´m Your Man (1988)

En los años ochenta Cohen introdujo sonidos más pop a sus canciones, pero no por ello iba a caer en la banalización de sus letras. “Me sentenciaron a 20 años de aburrimiento por intentar cambiar el sistema desde dentro, ahora he vuelto para recompensarles, primero conquistaremos Manhattan, después conquistaremos Berlín”El compromiso político y social del canadiense es más que palpable en este tema. Si hay alguien capaz de revestir de optimismo unas melodías tan oscuras como estas, ese es Cohen.

Chelsea Hotel #2 – New Skin For The Old Ceremony (1974)

Con Cohen viajamos también hasta el Chelsea Hotel. Según cuenta él mismo en el siguiente vídeo, una noche paseaba por los pasillos del célebre hotel buscando encontrarse con Brigitte Bardot cuando de repente coincidió con Janis Joplin en el ascensor. Janis le preguntó si sabía en qué habitación se hospedaba un guaperas melenudo llamado Kris Kristofferson, sí, el mismo que le había dedicado el tema “Me and Bobby McGee”. Cohen no iba a desaprovechar tal ocasión de agrandar su fama de ligón y en un rápido reflejo de seductor le contestó: “Señorita, está usted de suerte: yo soy Kris Kristofferson”. Y le funcionó. Vaya picaflor el canadiense.

Dance Me to the End of Love – Various Positions (1984)

Según cuenta la leyenda urbana, el origen de esta preciosa canción está en una vieja tienda de música de Times Square. Cohen entró y compró un sintetizador muy corriente, poco habitual en artistas de su categoría, con el que pocos días después compondría este clásico inmortal.

Take This Waltz – I´m Your Man (1988)

Federico García Lorca ha sido una de las fuentes de inspiración más palpables durante su carrera musical. Como homenaje al gran poeta español, Cohen alteró levemente su poema original titulado “Pequeño vals vienés”, de Poeta en Nueva York, para convertirlo en una de sus canciones más célebres. El resultado fue espectacular.

Famous Blue Raincoat – Songs Of Love And Hate  (1971)

En 1970, un ladrón asaltó el apartamento de su pareja Marianne en Nueva York durante una noche en la que Cohen había pernoctado allí y se llevó un abrigo suyo. Sin saberlo, ese hurto había servido de inspiración al artista canadiense para componer uno de los temas más elegantes de su discografía.

Hallelujah – Various Positions (1984)

Un himno que tuvo que esperar varias décadas para recibir el reconocimiento que no se le brindó en el momento de su publicación. No en vano, el mismo año que Cohen sacaba su álbum Various Positions, las listas de éxitos las copaban artistas como Prince, Madonna, Tina Turner o Bruce Springsteen. 

Cohen confesó en su momento que esta canción fue una de las que más le costó escribir de toda su carrera, pero el esfuerzo tuvo recompensa. Numerosas son las versiones que le rinden tributo, destacando las magistrales interpretaciones de Rufus Wainwright y Jeff Buckley.

I’m Your Man – I´m Your Man (1988)

La canción sirvió de nombre al disco homónimo de 1988, un trabajo que significaba el gran resurgir de Cohen como figura a venerar por artistas, crítica y público, un trabajo que aparece cuando algunos ya daban por caducada su carrera. Retratados.

So Long, Marianne – Songs of Leonard Cohen (1967)

A comienzos de la década de los sesenta, Leonard Cohen conoce una joven nórdica  llamada Marianne Jensen en la idílica isla griega de Hydra, emblema hippie de la época. Cohen y Marianne comenzarían una larga relación sentimental que se plasmaría en esta preciosa canción y en la contraportada de su primer álbum, Songs of Leonard Cohen.

carneydevoyagemusic-instagram

Con motivo del fallecimiento de Marianne el pasado verano, Cohen le escribiría una emotiva y premonitoria carta de despedida: “Marianne, te seguiré muy pronto”.

Everybody Knows – I´m Your Man (1988)

El tema más pesimista y apocalíptico de toda su discografía. En tono sombrío, Cohen nos avisa: “Todo el mundo sabe que los buenos perdieron”. La letra habla del sida, de las reivindicaciones en defensa de los derechos civiles, de la religión y de las relaciones personales. 

BIS: The Partisan – Songs From A Room (1969)

Se trata de una adaptación de la versión original compuesta durante la II Guerra Mundial por un activista de la Resistencia francesa y Anna Marly, una compositora rusa afincada en Francia. Un canto a la esperanza y a la libertad contra el nazismo que se popularizó hasta tal punto que era habitual escucharla en trincheras y reductos de la Resistencia. La interpretación de Cohen, como siempre, impecable.

Brais Iglesias Castro @Bricepinkfloyd

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies