Metallica | Bienvenidos al Reino del Speed Metal

Prepárense camaradas, el frío y la oscuridad empieza a asomar por nuestra convulsa piel de toro y el madafackismo sube de decibelios. A principios de los ochenta empieza a surgir un subgénero dentro del poderoso statuo quo del metal, que irá un paso más adelante en velocidad de sus sonidos y un ambiente más pesado y sucio que el heavy clásico de los gigantes Maiden o Judas.

La prensa especializada ávida de novedades y nuevos ídolos pronto los etiquetó como death metal o speed metal, siendo con el paso de los años la Santísima Trinidad cuatro grupos especialmente: Slayer, Megadeth, Anthrax y los hoy recordados Metallica.

Liderados por James Hetfield y Lars Ulrich ya desde sus inicios, en 1983 lanzan su primer trabajo Kill´em All con Kirk Hammet sustituyendo al primer guitarrista Dave Mustaine (líder posterior de Megadeth) y el talentoso Clive Burton al bajo, teniendo como primeros bombazos temas como Seek and Destroy y Whiplash, monumentales descargas que ya daban pistas sobre el sonido vertiginoso y contundente que les llevó a vender mucho más de lo esperado en un álbum de debut debido a la magnífica aceptación por parte del público y prensa yankee.

metallica_youth_band_members_haircut_3671_1680x1050

Aunque en sus comienzos la banda estaba afincada en San Francisco, la procedencia de ellos y sus recorridos vitales eran muy variopintos: El bajista Lars Ulrich procedía de Dinamarca y su padre era tenista profesional, inculcándole una gran pasión por la música que se volvió obsesión al trasladarse a los States y totalmente alejado de la juventud del cantante James Hetfield, criado en un ambiente estricto y muy católico que marcarían muchas de sus letras y el futuro, ya que su madre falleció joven debido a que la iglesia a la que pertenecían no aceptaba el uso de las medicinas en enfermedades…Hetfield quedó marcado por esa tragedia y algunas de sus creaciones son críticas feroces a la religión y los extremismos.

Con Ride the Lightning en 1983 se produce la primera incursión de la banda en temas melódicos con Fade to Black, siguiendo el resto del disco con su habitual vértigo y músculo que les llevan a girar por USA con grupos como WASP  y empezando a cuajar su fama de juerguistas impenitentes, siendo ya conocidos con el demoledor sobrenombre de Alcohólika.

Después de años de giras y consolidación de la banda llega el Santo Grial para la banda, su álbum en 1986 Masters of Puppets, reconocido mundialmente como una de las joyas de la corona del heavy metal y espaldarazo definitivo para un grupo que se aposentaba en el olimpo metalero con trallazos del tipo de Orion, Battery o la celebérrima Masters of Puppets.

La gira mundial del disco tuvo un momento trágico en Suecia, ya que debido a las bajas temperaturas la furgoneta que los trasladaba perdió el equilibrio supuestamente por el hielo que ocupaba la carretera y mientras ellos dormían volcó el vehículo aplastando a Cliff Burton, que curiosamente no ocupaba esa noche su litera habitual al haber elegido la que le condujo a la muerte durante una partida de cartas. Jason Newsted fue contratado como nuevo bajista y con él grabaron otro de sus ya míticos álbumes, And Justice for All, un trabajo más denso y oscuro que los anteriores donde predomina un ambiente pesimista destacando sobremanera One y el homenaje a Cliff, To Live Is To Day.

Aunque con el álbum tuvieron su primera nominación a los Grammys no fue hasta 1991 con su Álbum negro Metallica cuando se dispararon comercialmente con un trabajo impecable pero más comercial, donde encontramos algunos de los temas más populares del grupo como Enter Sandman y la brutal Nothing Else Matters, vendiendo solo en USA más de 500.000 discos en una semana. La gira siguiente pudo significar el adiós de la banda, ya que durante una actuación Hetfield tuvo numerosas quemaduras en un brazo debido a un fallo de la pirotecnia y las dudas sobre si podría volver a tocar la guitarra atemorizaron al grupo y sus ya millones de seguidores.

Aunque Hetfield se recuperó definitivamente los sustos no cesaron para sus fans de toda la vida, ya que los trabajos Load y Reload (1996-97) significaron un giro radical en la estética y estilo del grupo, cortándose las greñas y bajando el pistón de los decibelios para asombro de medio mundo, rematando la faena con la aparición en el vídeo de The Memory Remains de la musa del rock Marianne Faithfull (ex amante de Jagger y Keith Richards) tocando el organillo y haciendo coros. Este doble trabajo significó un abanico de público más amplio para la banda al tener un sonido más accesible, aunque muchos fans históricos desertaron al sentirse engañados por lo lejano del sonido Metallica.

marianne-faithfull-metallica-d96f38e861f4fd4b994cd8bbae2d20af-large-675412

La época de los 2000 nos trajo el cambio de Newsted por el ex bajista de Suicidal Tendencies, Robert Trujillo y álbumes irregulares como St Anger o Death Magnetic, además de un inestable clima en el grupo por las adicciones del gran Hetfield que le dejaron un año fuera de combate, aunque en la actualidad acaban de grabar un nuevo disco donde se les ve en bastante buena forma. Como curiosidad final, añadir que este año los Red Hot Chili Peppers fueron confundidos con Metallica en Bielorrusia por el personal del aeropuerto,teniendo que firmar Flea autógrafos en discos de Metallica en una escena digna del mejor Woody Allen.

AHHH,un momento madafackassss, el señor Lars Ulrich dice que si el infraser de Donald Trump gana las elecciones él se vuelve a la tranquila y apacible Dinamarca!! Fucking motherfuckers, joder!!

Guillermo Caridad

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies