Blood Axis & Reserva Espiritual de Occidente (Sala Boite, 16 de Octubre)

Madrid, 16 de octubre, 21:00 hrs.

Sala Boite

En la Sala Boite esa noche no cabía ni un alfiler, puesto que había asistido gente de todo el país e incluso había algún alemán que estaría en Madrid ese día. Con una luz azul mortecina fue saliendo R.E.O. a escena cantando a uno de los 7 principios del  Kybalión, exactamente el que pertenece a la correspondencia: “Como es arriba es abajo”, momentos de alta tensión donde el velo de Maya cae como un papel mojado en lágrimas egoicas al suelo y en el que la música se va revulsionando con una trompeta funeraria y evocadora, la guitarra de Wences Lamas haciendo unas distorsiones por lo bajo y unos gritos en la lejanía, la vocalista Svali con su voz dulce y espectral a los teclados vestida de novia moribunda, el batería con baquetas de punta de maza que le daban un toque solemne y ancestral a la percusión y el bajista con las 4 cuerdas temblando.

Clamaban por la nueva sangre como si de un Cronenberg metafísico se tratara y nos explicaban que nuestros dolores del alma son debidos a nuestra impura imperfección, conociendo el camino pero sin tomarlo y actuando en el pecado porque nuestras heridas, como decían, son huellas de Dios. Todo esto regado con una trepadera de gritos que te subía por la columna invertebrada ahora.

Utilizando un Korg,con una pegatina del sello Contubernio, un sintetizador que aún funciona como analógico y cambia el sonido depende del voltaje, un cacharro que aún no ha cambiado el modelo desde 1978, las canciones de R.E.O. donde resuena un sonido doom por momentos y con las que se desenmascara la aparente frivolidad de las canciones populares, extrayendo toda la brujería de ese hermetismo de inocencia.

reo3
Reserva Espiritual de Occidente | Foto: Sebensuí A. Sánchez / Madafackismo Underground

Uno de los últimos y sobrecogedores temas decía que el alma está en guerra y que llevaba dentro el miedo al sol, secretos de lo que la sangre devora a la tierra sin sacrificio, un himno tribal al Sol Negro de raíces celtíberas en el que Svali se golpeaba el pecho.

Tras esta inmejorable introducción aparecieron los tres componentes de Blood Axis, la sangre es el eje del mundo, pero en este caso o al menos por esta noche será la música. Ahí teníamos a Michael Moyniham al acordeón (melodeón), Robert Ferbrache a la guitarra y a Annabel Lee al violín eléctrico, y llevando al cuello Lee un collar con el símbolo del grupo, la cruz potenzada, que para los antiguos persas era el símbolo del mago, también fue un símbolo utilizado por Austrofascistas en 1934, en la ambigüedad el vulgo siempre se queda con lo peor.

Lo de Blood Axis iba a ser un especial concierto ya que se iban a retirar temporalmente de su proyecto, aunque la banda que nunca se ha prodigado, es todo un objeto de culto entre sus seguidores por esa mezcla de música pagana, elementos neoclásicos y pequeños toques industriales con dos l.p’s en 20 años.  Una de sus primeras canciones con referencias literarias, como muchas de su discografía, que van desde Ovidio a Nietzsche, u otros autores con fuerte apego a su tierra como Kipling o Longfellow, pasando por Ezra Pound, la canción en cuestión fue “Erwachen In Der Nacht” de un poema de Hermann Hesse donde Moyniham se pasó al bodhrán tocándolo no con la mano sino con una baqueta de dos puntas, con un sonido más marcial y algunos efectos tecnificados en la voz que manejaba Ferbrache. Tras el tema “The Path” que cantaron a dúo Lee y Moyniham, con los Uuuuuu sibilinos de A. Lee, pasaron a uno de sus temas cumbre “Song Of The Comrade”, canción con especial dedicatoria por parte de Moyniham a todas las almas verdaderas a que se animen siempre a mantener la fe. Del mismo disco “Born Again” también cayeron canciones como “Churning and Churning”, canción de la que se habló primero de las abejas ya que para algunos pueblos celtas de países nórdicos es un símbolo de salvación y eternidad. En el escenario le habían colocado a la banda pequeñas ramas con frutas rojas secas para sorpresa de Annabel Lee cuando llegó.

También se tocó “Wir Rufen Deine Wölfe”, canción con la que bromeó diciendo que parecía una canción cervecera alemana, reposando el pie en alto como un irlandés, baquetas en bolsillo trasero y bodhrán. Siguieron así otros clásicos como ”Storm Of Steel” con su sonido de sintetizador vampírico, guitarra romántica punteando, en la que también se utilizó el bodhrán, canción tomada del libro de memorias de Ernst Jünger, filósofo, historiador, novelista, pisconauta y militar nazi que terminó repugnado del partido nacionalsocialista.

Blood Axis | Foto: Sebensuí A. Sánchez / Madafackismo Underground
Blood Axis | Foto: Sebensuí A. Sánchez / Madafackismo Underground

Las dos últimos también fueron de “The Gospel Of Inhumanity”, “Eternal Soul” y la magnánima “Reign I Forever” con los samplers del compositor ruso Prokofiev, la tormenta….una canción apabullante narrada por el dios Thor en primera persona.

Año 2016 anno domini, año de la música pagana en Madrid con dos de las bandas representativas más importantes, Death In June y Blood Axis, gracias a la promotora Indypendientes.

Sebensuí A. Sánchez

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies