Crónica: Luces y sombras en la primera edición del Mad Cool Festival

La primera edición del Mad Cool ha congregado a más de 100.000 personas durante las 3 jornadas de festival en el recinto deportivo de la Caja Mágica, situado en el barrio madrileño de San Fermín. Según los datos ofrecidos por la organización, algo más del 50% del público era de fuera de Madrid y un nada despreciable 18% eran extranjeros procedentes de países como Reino Unido, Francia o Portugal.

En el apartado exclusivamente de negocio esta primera edición del festival ha sido todo un éxito, no hay duda. Como aspectos positivos del recinto destacar el césped y los”extras” en modo de elementos decorativos y de imagen corporativa por todo el recinto que, como no podía ser de otra forma, ha resultado ser muy “cool”. Por el contrario, en aquellos aspectos relacionados con la comodidad, los servicios e infraestructuras orientadas a atender al público, el resultado ha sido bastante decepcionante. 

IMG_20160616_193334
Foto: Brais Iglesias Castro | Madafackismo Underground

JUEVES – ¿Alison Mosshart sigue soltera?

Foto: Mad Cool Festival
Foto: Mad Cool Festival

El caos organizativo de la jornada inaugural es algo que un festival que aspira a ser un referente en nuestro país y competir de tú a tú con otras marcas consolidadas como el BBK Live, el FIB de Benicassim o el Primavera Sound de Barcelona no se puede permitir: falta de previsión en la apertura de puertas, con una cola kilométrica que provocó que los escasos 4 miembros de seguridad encargados del registro uno por uno de los asistentes tuviesen que retrasar la entrada de buena parte del público que quería ver alguno de los conciertos inaugurales de la primera jornada, colas interminables en barras, puestos de comida y de recarga de efectivo de unas pulseras que en la mayor parte de los casos no funcionaban, la zona del Mercado de Diseño terriblemente desierta, sonido bastante bajo en los dos escenarios exteriores y problemas de señalización en el acceso a los tres escenarios interiores (ni los miembros de la organización se ponían de acuerdo en cual escenario era el 3, el 4 y el 5).

Con los problemas para acceder al recinto en la apertura de puertas nos perdimos casi medio concierto de uno de los nombres que más ganas teníamos de disfrutar en directo: Rat Boy. El concierto de la banda inglesa fue de todo menos aburrido. A un ritmo desenfrenado tocaron un tema tras otro intentando exprimir al máximo los escasos 45 minutos de slot estipulado.  Poco público presente pero muy divertido. Le seguiremos la pista.

Tras este primer concierto para estrenar nuestra experiencia en el Mad Cool intentamos realizar una parada de avituallamiento en las barras con muy pocos camareros para los más de 30.000 asistentes que estuvimos en la jornada del jueves en el recinto. Algo más de una hora hasta que conseguimos, primero, cargar con efectivo nuestra pulsera y segundo, pedir una cerveza en las barras mientras escuchábamos de fondo el concierto de Milky Chance. El dúo alemán congregó a un buen número de “madcoolers” en el escenario principal y sí, efectivamente, las coronas de flores comenzaban a hacerse notar de una manera muy palpable. No faltó en su setlist el archiconocido “Stolen Dance” y esos culetes moviéndose al son de la canción.

Nuestra siguiente parada serían The Kills en uno de los escenarios interiores, exactamente en la pista principal de la Caja Mágica. Después de perder un tiempo muy valioso en localizar donde se encontraba el “Stage 3” y posteriormente ubicar la entrada a la zona de pista, conseguimos llegar justo cuando uno de mis amores melómanos platónicos asomaba la melena sobre el escenario. La voz de Alison Mosshart y sus espasmos – orgasmos – ante los trallazos de guitarra que inyectaba Jamie Hince en temas como “No Wow”, “Heart Of A Dog”, “Tape Song” o “Sour Cherry” nos pusieron a tope justo antes del plato fuerte de la jornada.

Foto: Mad Cool Festival
Foto: Mad Cool Festival

El jueves se estaba convirtiendo en una pesadilla de jornada pero gracias al fantástico concierto de The Who y el carisma encima del escenario de sus dos miembros fundadores, el vocalista Roger Daltrey y el guitarrista Pete Townshend, todas las sombras y malas vibraciones que nos había generado el festival se disiparon. Durante la hora y media de concierto tocaron prácticamente todos los grandes éxitos de la banda como “Who Are You”, “My Generation”, “Baba O´Riley”, “Behind Blue Eyes” o “Won´t Get Fooled Again” pero también tuvimos la ocasión de ver en directo otros clásicos que últimamente no formaban parte del setlist habitual de la banda como “I Can´t Explain”.  El mejor concierto de la jornada a pesar del sonido algo bajo del escenario.

Foto: Mad Cool Festival
Foto: Mad Cool Festival

Otro de los shows más esperados de la jornada fue, sin duda alguna, el que ofreció la banda liderada por la escocesa Shirley Manson. Garbage es uno de los grupos más icónicos del indie rock de la década de los noventa y su actuación en el Mad Cool cumplió con las expectativas con un concierto en el que fueron, claramente, de menos a más y no se olvidaron de clásicos como “Only Happy When It Rains” o “I Think I´m Paranoid”.

Pocos minutos antes de cumplirse la una de la madrugada asomaría el post-punk revival de Editors. Los ingleses son una apuesta segura en cualquier festival que se precie debido al nutrido grupo de fans que tienen en nuestro país pero sus cada vez más asiduas visitas pueden hacer de su show algo poco atractivo que ver – otra vez más – teniendo en cuenta que presentaban nuevo disco, un trabajo con más pena que gloria en directo cuyos temas desconectaron completamente al público del show.

VIERNES – Perry Farrell manda y no tu banda

Foto: Mad Cool Festival
Foto: Mad Cool Festival

El viernes algunas de las deficiencias como el pago con pulsera o la señalización de los escenarios interiores fueron subsanados con éxito por la organización. Pero la sensación de agobio constante en la explanada principal del recinto seguía existiendo todavía con más intensidad que la jornada anterior. Si con algo menos de 35.000 asistentes nos hemos encontrado con esto, no nos queremos imaginar si algún año cuelgan el cartel de “no hay billetes” y se agolpan más de 45.000 personas. El horror.

Estrenamos la segunda jornada de festival con Bigott. Nada más salir al escenario,  zaragozano, bajo los efectos de sustancias dopantes, nos instruyó en el arte de de las técnicas de relajación … y gratis!. Acto seguido comenzaría el concierto, difícil de definir con otro adjetivo que no sea “caótico”. Pero no por ello no nos lo pasamos bien.

Nuestra siguiente parada fue Stereophonics. La banda de Kelly Jones nos brindó uno de los mejores conciertos de la jornada (y del festival) con un setlist repleto de grandes éxitos como “Dakota”, “Maybe Tomorrow” o “Have A Nice Day” bien acompañado de temas más recientes de sus últimos trabajos como el movido “C´est La Vie” o la romántica “Indian Summer” y su “She was the one, for me” que provocó más de un suspiro y piropo por parte del público femenino que se agolpaba en las primeras filas. Ya si hubieses tocado “Traffic”, hubiese sido la hostia, Kelly.

Foto: Mad Cool Festival
Foto: Mad Cool Festival

A las 20:40h llegaría el turno de disfrutar de la psicodelia de Temples. Otro de los nombres del cartel muy vistos últimamente en nuestro país (seis conciertos en España desde julio de 2013) pero no por ello nos cansamos de verlos en acción. Con esa estética tan sesentera y de claras reminiscencias que nos retrotraen a bandas como Pink Floyd o T.Rex, fueron interpretando la práctica totalidad del tracklist de su primer y único álbum en el mercado, empezando con “Colours To Life” y finalizando con “Shelter Song”. Un concierto algo irregular en buena medida propiciado por el nefasto sonido del escenario durante los primeros minutos del concierto.

Con unos 15-20 minutos de retraso sobre el horario estipulado, la banda de Perry Farrell se subió al escenario principal para arrancar uno de los conciertos más esperados de la jornada. Jane´s Addiction es una de esas bandas que se disfrutan mucho más en vivo que en disco y como no podía ser de otra forma no nos defraudaron. El carisma de su vocalista está fuera de toda duda y la maestría de la guitarra de Dave Navarro, también. No esperábamos que Perry afinase y llegase a todas las notas en “Jane Says”, “Just Because”, “Stop” o “Been Caught Stealing” – nunca lo hace – pero si pasárnoslo bien. Acertamos de pleno. Uno de los momentos más divertidos y de confraternización con el prójimo en esta edición del Mad Cool se vivió en este concierto. Y de regalo, tributo a David Bowie en forma de cover de “Rebel Rebel”.  Gracias.

Foto: Mad Cool Festival
Foto: Mad Cool Festival

A las 23:35h llegaría el turno de Band Of Horses. La banda de Ben Bridwel logró salvar con éxito la papeleta de tocar justo tras el concierto de Jane´s Addiction a base energía y combinar a la perfección algunos de los grandes éxitos de la banda – “Laredo”, “The Funeral” o “No One’s Gonna Love You” – con canciones de su reciente trabajo – “Casual Party”, “Solemn Oath” o “Hag”.

A falta de un par de horas para que concluyese la segunda jornada del festival la electrónica mandaba. The Prodigy, los cabezas de cartel, serían los encargados de cerrar la programación del escenario principal a partir de las 00:45h. Si con el concierto de los Jane´s Addiction nos lo habíamos pasado en grande, con The Prodigy nos ocurrió todo lo contrario. Concierto “funcionarial” a más no poder, con un show idéntico al que brindaron el año pasado en el FIB Benicassim pero sin la frescura ni el aliciente de presentar en directo un nuevo trabajo discográfico.

SÁBADO – Love and Only Love Neil Young

Foto: Mad Cool Festival
Foto: Mad Cool Festival

La jornada del sábado estaba marcado a fuego desde hacía meses. Neil Young, acompañado por Promise Of Real, eran el plato fuerte de la última jornada del festival así que toda nuestra ruta se focalizó en asegurar un puesto en las primeras filas del escenario principal. No obstante, tuvimos tiempo de disfrutar de un  par de conciertos antes: The London Souls (18:30h) y Gary Clark Jr. (19:15h). Los primeros tuvieron que sufrir toda la solana en pleno pero a base de sudar y sudar consiguieron contagiar esa energía al público que se agolpaba en frente del escenario secundario. Con una batería, una guitarra y un par de gargantas sería suficiente. A continuación llegaría el turno del telonero oficial de Neil Young en esta gira: Gary Clark Jr. Su concierto fue una gran inyección de blues y rock en vena, si alguien no sabe lo que es molar encima de un escenario sólo tienen que ver al bueno de Gary en acción.

Y a las 21:15h llegaba el gran acontecimiento, tito Neil Young en escena!. El escenario estaba repleto de toda la iconografía habitual en los conciertos del canadiense: un jefe indio de madera, un órgano con más años que Paloma San Basilio, un piano viejuno de esos que “huelen” a historia y media docena de macetas colocadas en la parte frontal del escenario. Young aparecería sólo mientras el público jaleaba al jefe de la tribu sin cesar. No era para menos, los más veteranos y los más jóvenes del lugar manifestaban la misma admiración por una de las figuras más importantes del rock del siglo XX. Sabíamos que en este primer tramo del concierto íbamos a disfrutar de un set en acústico. Y así fue. “After The Gold Rush”, “Heart Of Gold”, “The Needle And The Damage Done” y “Mother Earth (Natural Anthem)” del tirón y un servidor que estaba al borde del colapso. Nada más finalizar el set en acústico aparecerían en escena los enérgicos y contundentes Promise Of Real, banda formada por varios hijos del mítico Willie Nelson, y que personalmente fueron una grata sorpresa. Arrancaron con “Out On The Weekend” y siguieron con “From Hank to Hendrix”, “Human Highway” y la preciosa “Unknown Legend” con el propio Young dirigiendo su atención en una clara reverencia a la luna que empezaba a asomar sobre el cielo de Madrid. En “Someday” el protagonismo volvió a recaer en exclusiva para Neil Young y su piano, un breve descanso para afrontar con energías renovadas la emblemática “Alabama” y el himno de todo una generación: “Words (Between the lines of age)”. “Winterlong” daría paso a uno de los momentos más emotivos del concierto: “Down By The River”. Es asombroso como una canción te puede cautivar durante más de 20 minutos sin encontrar un atisbo de hastío o aburrimiento. Como si de una droga se tratase, allí estábamos agolpados en las primeras filas moviendo la cabeza de un lado a otro al ritmo que marcaba la guitarra de Neil Young. Tras “Mansion On The Hill” llegaría una de las sorpresas de la noche: el estreno de “Like A Hurricane” en directo en esta gira. Se trataba de una de mis canciones favoritas de Neil Young pero puedo asegurar que prácticamente nadie allí presente esperaba su aparición en el setlist aquella noche.

La recta final del concierto se completaría con “Western Hero” y una aplastante “Keep On Rockin´ In The Free World” alargada hasta la extenuación. Ya habíamos sobrepasado las 2h15min de concierto y el show parecía haber concluido…. Pero no. Neil Young todavía tendría tiempo de regalarnos en el encore una magistral interpretación de “Love And Only Love”. Pues eso, amen pero sólo amen a Neil Young.

Foto: Mad Cool Festival
Foto: Mad Cool Festival

Tras haber presenciado en directo a uno de tus grandes referentes musicales, estaba claro que la papeleta para Biffy Clyro no iba a ser fácil. Dicho y hecho. Los escoceses en ningún momento lograron engancharnos. Me recordaron al típico grupo de guaperas que tocan en la fiesta de fin de curso y se ligan a las guapas del instituto, pero musicalmente hablando, irrelevancia total. Como diría Homer Simpson: “Me aburroooooo”

El Mad Cool estaba finalizando y apenas quedaban unos pocos conciertos en la parrilla de programación. Nos decantamos primero por Two Door Cinema Club, quienes a pesar de poseer 5 hits impepinables para bailar en cualquier rave o festival de bien, su concierto se nos hizo demasiado largo, en buena medida motivado por la diferencia tan grande de atractivo que existe entre sus canciones más emblemáticas – “What You Know”, “I Can´t Talk”, “Sun”, “Sleep Alone” y “Something Good Can Work” – y el resto del repertorio.

Antes de abandonar el recinto decidimos presenciar parte del concierto de Capital Cities. Llegamos, esperamos para disfrutar de “Safe and Sound” y nos largamos después de presenciar una cover del “Stayin´ Alive”. Miedo. Estábamos completamente convencidos de hacer lo correcto.

Adiós Mad Cool. Nos volveremos a ver en 2017…. O no.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies