CRÓNICA: Vodafone Paredes de Coura 2015

CNRSR0BUEAEFc-2

El pasado fin de semana se ha clausurado la vigésimo tercera edición del Vodafone Paredes de Coura Festival, una edición que pasará a la historia como la primera en la que la organización ha tenido que colgar el “cartaz” de no hay billetes a escasos días del pistoletazo de salida del festival.

Si por algo se distingue este festival de otros que podemos visitar en la Península es por su localización geográfica, un pequeño pueblo en el Norte de Portugal situado a escasos 50 kilómetros de Vigo y en pleno enclave natural de la Playa Fluvial de Taboão. Tractores ralentizando el paso de coches y buses, septuagenarios con cara de preocupación al observar como su pueblo es invadido por chicas en bikini con ganas de marcha y vacas compartiendo postal con hileras de festivaleros en dirección al pueblo conviven durante una semana en paz y harmonía convirtiendo a Paredes de Coura en cita ineludible para todo aquel amante de la música en directo y del “campishhhhhmo”. Además, la presencia española también es palpable a poco que te adentres en la zona de acampada y en el recinto de conciertos, sobre todo asistentes procedentes de las provincias limítrofes con Portugal así que en caso de que en años venideros os animéis a ir no tendréis ningún tipo de problema en comunicaros aunque vuestros conocimientos de portugués se limiten a las Superbock y biffanas de los puestos de bebida y comida que podéis encontrar en cualquier concierto que se celebre en el país vecino.

DÍA 1 – MIÉRCOLES 19 DE AGOSTO

TV On The Radio y Slowdive eran los principales reclamos en la jornada inaugural del festival, una jornada cuya programación se completaba con Ceremony, Blood Red Shoes y los portugueses Gala Drop como teloneros. Estos últimos, uno de los nombres de más actualidad en la escena indie portuguesa, fueron los encargados de abrir la programación de conciertos en el escenario principal. A las 20:00h llegaría el turno de Ceremony, los americanos demostraron con creces todas las buenas críticas que han recibido estos últimos años con una puesta en escena con grandes dosis de powerviolence y punk sucio llegando a crear una perfecta atmósfera para encender al público y provocar los primeros pogos del día.

Más tarde llegaría el turno del dúo británico Blood Red Shoes y su fusión de guitarra y batería que tanto nos recuerda (salvando las distancias siderales entre ambas bandas) a los primeros White Stripes y que aportaron frescura e intensidad justo antes del primer plato fuerte del día, el shoegaze de Slowdive. Banda de culto en la década de los noventa comandada por Neil Hastead y Rachel Goswell y que están en pleno comeback tour desde el año pasado. Personalmente me esperaba algo más de una de las bandas más esperadas del cartel, a pesar del excelente sonido de las guitarras la inoperancia de Rachel en el apartado vocal en más de una ocasión (ya fuese por motivos ajenos a la artista o no) hizo que por momentos el concierto fuese un auténtico sopor. Que el momento más emotivo del concierto fuese una cover de Syd Barrett dice bastante de la actuación de los británicos. Definitivamente no tuvieron su mejor día. Ojalá tengamos mejor suerte la próxima vez.

Y pasada la media noche llegaba el momento de ver en acción a los americanos TV On The Radio, cabeza de cartaz de esta primera jornada de festival. El enérgico frontman Tunde Adebimpe consiguió conectar con el público desde el primer momento. Entre pogo y pogo la banda fue interpretando un hit tras otro, no faltó ni uno, Wolf Like Me incluido, provocando una gran polvareda en el ambiente que incluso hizo pasar un mal rato a más de uno en las primeras filas. La única pega que le podríamos poner a este concierto es la escasa duración del mismo, apenas una hora, y más tratándose de uno de los headliner del cartel.

DÍA 2 – JUEVES 20 DE AGOSTO

El Jueves era el día más atractivo de este año. Los australianos Tame Impala comandandos por “El Mesías” Kevin Parker harían acto de presencia para goce y disfrute de los 25.000 asistentes que se iban a dar cita aquella noche. Pero además la representación aussie se completaba con Pond. Si a esto le sumamos otros nombres interesantes como Father John Misty, Hinds, Steve Gunn o Iceage pocas dudas nos quedaban de que nos lo íbamos a pasar bien no, lo siguiente.

Nuestras amigas malasañeras aka Hinds se desvirgarían de una vez por todas tocando por primera vez en un festival portugués. Directo más que aceptable en el que sorprendió gratamente la buena acogida que tuvieron entre el joven público portugués que abarrotó la carpa a las 18.00h, convirtiéndose así pues en el concierto con mejor asistencia de los programados a primera hora. Lo siento por los “jeiters” pero estas chicas se divierten encima de un escenario y el público también, no creo que necesiten el parabién de los puretas para seguir escalando peldaños y pulir definitivamente su sonido.

A las 19.00h llegaría el turno de Pond. La banda de Perth realizó sin duda uno de los mejores conciertos del festival. Giant Tortoise, Man It Feels Like Space Again, Elvis Flaming Star o Don’t Look at the Sun or You’ll Go Blind fueron el aperitivo perfecto para una jornada marcada en rojo por el esperado concierto de sus hermanos Tame Impala.

El proyecto en solitario de Joshua Tillman (ex Fleet Foxes) o lo que es lo mismo, Father John Misty, era otro de los nombres más destacados de la jornada. Después de disfrutar de su concierto entendemos mejor el por qué está siendo uno de los proyectos más hypeados en lo que va de año. I Love You Honeybear ha aportado a Josh una focalización hacia un rol más crooner que lo aleja un tanto de ese tono más rockero de su primer álbum en solitario titulado Fear Fun. Mientras que los temas de su primer disco suenan más metálicos, más contundentes, las canciones del I Love You Honeybear son más refinadas y más dadas a ser interpretadas en un espacio íntimo mientras Joshua saca a relucir su lado más sexy con posturitas y miraditas dirigidas a las groupies que se agolpan en las primeras filas. Fuera lo que fuera, ofreció una muy buena actuación, con unos temas que sonaron mucho más animados que en el disco y entre los que destacaron perlas como “I Love You Honeybear” o “Bored in the USA”, su balada desencantada hacia su patria sobre la que bromea diciendo que “it was a massive hit in America”

El concierto de la banda portuguesa The Legendary Tigerman estaba programado a las 23:15h. La figura de Paulo Furtado, el rockero de Coimbra, intentó encender a un público más pendiente de conseguir un buen sitio desde donde seguir el concierto de “El Mesías” que de disfrutar de su show. El final del concierto con un fuerte carácter hooligan con el público repitiendo una y otra vez “rock, rock, rock” mientras la banda se despedía fue sorprendente y rallante a partes iguales. “Que acaben de una p… vez, por favor”. Esta versión mala de Nick Cave no nos estaba molando nada de nada. A tal punto de bizarrismo llegaron que se animaron a tocar una versión del These Boots Are Made For Walking que no tiene nada de gracia sin una chati como Jessica Simpson luciendo patas en el escenario.

Indignante que otras bandas portuguesas más recientes con menos legión de seguidores pero bastante mejores en directo como X-Wife o Peixe: Avião no tuvieran la suerte de tocar a una hora decente como en el caso de estos “titiriteros”.

Tame Impala, “El Mesías”, la banda psicodélica por excelencia del siglo XXI, el motivo por el que esta edición del festival había agotado todo el ticketing a la venta, en definitiva la razón por la que la inmensa mayoría de los asistentes íbamos a olvidarnos de las muchas incomodidades del “campishmo”, la náusea de los retretes Poly Klyn o la aridez de las duchas de agua fría durante la hora y media de concierto.

La banda presentó su nuevo trabajo que lleva por nombre Currents y que contiene joyas de la categoría de Cause I´m A Man, Let It Happen, Eventually, The Moment o The Less I Know the Better que encajaron a la perfección con el repertorio habitual del Lorenism e Innerspeaker que la banda lleva tocando en directo durante las últimas giras. El primer gran momento del concierto tuvo lugar durante Why Won’t They Talk to Me? con una emotiva interpretación de Parker en el apartado vocal y un público hipnotizado y disfrutando de la atmósfera sonora que se había creado. No se prestaba atención a nada más que la música. No hubo ni movimientos de pelvis ni morritos dirigidos a las fans de las primeras filas, no le hizo falta al “Mesías”. Los pogos en Elephant, la hipnosis colectiva en Eventually o el orgasmo sonoro en Feels Like We Only Go Backwards maquillaron, por momentos, los gallitos que a un emocionado Parker el cuerpo le pedía soltar de vez en cuando. Pero a nuestro “Mesías” se lo perdamos, faltaría más. Con Apocalypse Dreams todo parecía indicar que se pondría punto y final al concierto, pero tendríamos un regalo en forma de encore improvisado que el propio Parker se encargaría de recalcar. Notable concierto al que le faltó el broche final del Half Full Glass Of Wine, debilidad personal del que firma esta crónica.

DIA 3 – VIERNES 21 DE AGOSTO

Allah-las, Mark Lanegan, Charles Bradley y The War On Drugs fueron los nombres destacados en la jornada del viernes, una jornada que abriríamos con el concierto de Grupo de Expertos Solynieve a las 19.00h en la carpa. Las Hinds y el proyecto paralelo de Jota eran la representación española del cartel de esta edición. Mientras que las primeras consiguieron abarrotar la carpa, los segundos se tuvieron que limitar que tocar ante bastante menos público y español prácticamente en su totalidad. Concierto simplón, proclive al bostezo vespertino y que no encontraréis en ningún ranking de mejores conciertos del festival.

La primera gran cita del día estaba fijada a las 19:50h en el escenario principal. Los americanos Allah-las y sus constantes guiños a los beatniks y al surf envueltos en una sensibilidad increíble les avalaban como uno de los MUST SEE indiscutibles de esta edición. Y no decepcionaron. Todo lo contrario. Abrieron el concierto con el tradicional Busman’s Holiday al ritmo que marcaba la guitarra de Pedrum y en un abrir y cerrar de ojos habíamos disfrutado de un espectacular setlist de algo más de 50 minutos en donde no han faltado ninguno de los grandes hits de la banda: Had It All, Sacred Sands, Sandy, Catamaran o Long Jorney.

A las 21:20h llegó la hora de ver en acción a una leyenda viva del grunge como Mark Lanegan. Alejado ya de aquellos sonidos de su otrora banda Screaming Trees, Lanegan se apoyó en su discografía en solitario con temas como One Way Street o I Am The Wolf pero que no consiguió conectar con el público hasta que nos sorprendió con una espectacular cover del Atmosphere de Joy Division en el tramo final del concierto.

Acto seguido Charles Bradley se subiría al escenario. Cambio de registro totalmente. Dicen que es una de las pocas voces de soul auténticas que quedan, lo más cercano a James Brown que podemos escuchar en la actualidad. Y es verdad que Charles Bradley tiene algo especial, para comenzar, su historia. Bradley se dio cuenta de que el soul era lo suyo a los catorce años. Sin embargo, su carrera musical tardaría en despegar cincuenta años.

Disfrutamos de una hora de espectáculo musical de altísimo nivel: soul, funk y rhythm and blues interpretados con pasión, calor, técnica y mucho pero que mucho “groove”. En su música se hace palpable la influencia de James Brown, pero también otras como Otis Redding o George Clinton. La pelvis del amigo Bradley ha sido sin duda la cabeza de cartaz del viernes. Que energía, que puesta en escena, que espectáculo!

The War On Drugs fueron los encargados de cerrar la programación en el escenario principal. La característica voz de Adam Granduciel y el sonido de las guitarras en temas como Red Eyes o Eyes To The Wind les dota de personalidad propia al tiempo que evidencia sus influencias (imposible no pensar en el trovador de Minessota al escucharle). Después de hora y cuarto de concierto, la banda optó por un repertorio más cáustico acabando con un par de temas más largos, más aburridos y menos accesibles que el resto del repertorio. A veces menos es más, amigos.

DÍA 4 – SÁBADO 22 DE AGOSTO

Y llegamos al Sábado, llegamos a la última jornada de conciertos. El cielo amenazaba con romper a llover en cualquier momento y si bien en algunas fases de la tarde y la noche lo hizo, no se cumplieron los peores pronósticos y pudimos disfrutar sin problemas de todos los conciertos programados.

Natalie Prass inicaba su concierto en la carpa mientras empezaban a caer algunas gotas. Presentó algunas de las canciones de su nuevo trabajo, como Bird of Prey y otras como It is You, que vale, es digna de una peli de Disney, pero yo quiero bailar con esa princesita que me recuerda tanto a aquella chica del instituto por la que todo el mundo suspiraba.

A las 20:20h nos dirigimos otra vez más al escenario principal para ver en directo a Woods. Personalmente el concierto me pareció bastante decepcionante en comparación a las expectativas tan altas que les había otorgado antes del mismo. En ningún momento consiguieron conectar con el público y por momentos hasta se hizo aburrido. #Next

Más tarde llegaría el turno de Temples. Los británicos, referentes de la nueva ola psicodélica que asola los últimos años las Islas Británicas, se presentaban en el Vodafone Paredes de Coura con un bagaje discográfico mayor que la última vez que pude verlos en directo allá por el verano de 2013 en el Festival Internacional de Benicassim. Con un sonido más pulido y un repertorio más amplio, los londinenses completaron un concierto de algo más de una hora en el que no faltaron los clásicos Colours To Life, Keep In The Dark o Shelter Song.

Nada más finalizar el concierto de los ingleses nos dirigimos a la carpa para presenciar uno de los conciertos más locos que jamás haya visto. Gente volando literalmente sobre nuestras cabezas y Ty Segall en la batería liderando a su banda, Fuzz, en la carpa. TOP.

Y por fin llegaba la noche de la diva por excelencia de esta edición, la sueca Lykee Li y su archiconocido I Follow Rivers. Lástima que a la muchacha le falte la potencia vocal en directo que sí tienen otras artistas femeninas como Florence. Decepcionante concierto de la teóricamente cabeza de cartel del Sábado.

Para cerrar la programación en el escenario principal el hype de Ratatat, quienes a pesar de sus constantes pregrabaciones nos hicieron mover el esqueleto un poco como método para combatir el frío que empezaba a hacer en el recinto. Una propuesta que mezcla sonidos guitarreros típicos de cualquier banda rock con la electrónica más vanguardista y que podemos ver reflejado en temas como Loud Pipes, Wildcat o Abrasive pero que según la humilde opinión de un servidor todavía le falta dar un paso más para terminar de consolidarse. Menos pregrabaciones por favor!

La programación en el escenario principal había finalizado pero no por ello íbamos a abandonar la fiesta. Nos dirigimos rápidamente a la carpa para ver a los americanos The Soft Moon, uno de los conciertos de esta edición que más me ha impactado y que significó el punto y final de la música en directo en la edición 2015 del Vodafone Paredes de Coura bien pasadas las 3 de la madrugada. A buen seguro que Trent Reznor escucha la música de estos chicos con esa media sonrisa dibujada reflejando la diversión de quién se nota influyente y referente musical de muchos. Mucha tralla, mucho post-punk y mucha cold-wave en estos chicos. Fans de las letras deprimentes y de los sonidos a medio camino entre Nine Inch Nails y The Cure, aquí tenéis a vuestra nueva banda de culto.

BALANCE

TOP5 (sin orden)

Charles Bradley

Allah-las

Fuzz

Tame Impala

Father John Misty

BONUS TRACK:

The Soft Moon

 

Lo mejor: El sonido de los escenarios, la belleza del enclave natural en el que se sitúa el camping y recinto de conciertos, el buen ambiente que se respiraba entre el público, los precios de las bebidas y comida.

Lo peor: La masificación de público en el recinto que dificultaba moverse de un escenario a otro debido en buena parte a la ausencia de solapes, la corta duración de algunos conciertos, la escasez de duchas y baños en el camping.

Si buscáis buena música, naturaleza, chicas (y chicos) guapas y tonificar vuestros gemelos subiendo y bajando cuestas, el Vodafone Paredes de Coura es vuestro festival.

Brais Iglesias Castro @Bricepinkfloyd

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies